Uzbekistán vota en unas elecciones presidenciales sin participación de una oposición real

El presidente Shvkat Mirziyoyev será con toda probabilidad reelegido, ya que se enfrenta a cuatro candidatos sin opciones. Tres partidos opositores no pudieron presentarse a los comicios.

Taskent, 24 de Octubre de 2021.- Uzbekistán vota este domingo en unas elecciones que apuntan a una victoria fácil del presidente Shavkat Mirziyoyev, tras un primer mandato marcado por las reformas liberales, que ahora parecen amenazadas por un retorno del autoritarismo. Sus detractores lo acusan de eliminar a toda la oposición real antes de las elecciones. Mirziyoyev se enfrenta a cuatro candidatos sin apenas opciones, quienes se abstuvieron de toda crítica en su contra durante la campaña.

Los cinco partidos -Mirziyóyev lidera el Partido Liberal Democrático- son los mismos que han presentado candidatos a las presidenciales desde 2009. Y es que, según la legislación nacional, solo pueden presentar sus candidaturas aquellos políticos cuyos partidos hayan sido registrados por las autoridades. Pese a las promesas de reforma política que el presidente hizo tras llegar al poder, ninguna de las tres formaciones opositoras ha sido legalizada: el Partido Democrático Erk, Verdad y Desarrollo, y el Interés del Pueblo. Un universitario considerado como uno de los pocos críticos de verdad, Khidirnazar Allakulov, no fue autorizado a postularse a la presidencia.

Pero muchos uzbekos consultados en un mercado de la capital, Tashkent, parecían más preocupados con la creciente pobreza que por la protección de la libertad de expresión. «¿Las elecciones? Usted me dirá… Yo tengo que ganarme la vida», dijo Sardor, de 26 años y dedicado al cambio de divisas en la calle, a AFP sin querer decir su apellido. El país, que con sus 34 millones de habitantes es el más poblado de Asia central, es rico en hidrocarburos. Pero se ha visto golpeado por la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus. El desempleo y el costo de la vida han subido fuertemente. «Hay muchos pobres y gente sin casa», señaló Sardor, quien dice que votará por Mirziyoyev con la esperanza de que pueda «resolver los problemas».

Mirziyoyev, de 64 años, gobernante desde 2016, es reconocido por abolir el trabajo forzado, abrir la economía y liberar opositores detenidos y torturados por su implacable antecesor, Islam Karimov. Sin embargo, el mandatario volvió recientemente a las prácticas del pasado al reprimir a varias voces críticas antes de los comicios. «Esperamos cambios como los aumentos de salarios, que son muy bajos y no siempre los pagan», comentó por su parte Urazali Ergachev, estudiante de 20 años en el centro de la capital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *