Opinión: Un Mensaje en busca de un legado más allá de la Pandemia y del IFE

Un Menaje presidencial con todos los elementos que lo podrían catalogar como «el último». Un sofisticado guiño a los actores que durante casi cuarenta años han actuado como la elite, que ha defendido y propiciado un modelo que para muchos ya está gastado y debe ser reemplazado. Con un sólo anuncio que pudo calar en todas las redes, la urgencia para el «Matrimonio Igualitario».

Algunos lo calificaron como una cortina de humo, otros como anuncio ajeno a la realidad y a las reales expectativas que había sobre esta Cuenta Presidencial, pero si sorprendió a todos. Y especialmente a la derecha más conservadora.

Las caras en la UDI no estaban muy sonrientes, pero también hubo desazón por ejemplo en los actores políticos, especialmente representantes  del mundo evangélico, que llegaron al Congreso con discursos valóricos que se basaban en posiciones que representan a sectores que no incluyen al matrimonio igualitario entre sus prioridades.

Otros, lo justificaban como la búsqueda de un legado que es muy difícil de lograr instaurar. Todos los movimientos sociales y políticos surgidos en el último tiempo que luchan contra el abuso, la desigualdad y las postergaciones han puesto temas en la agenda que para este Gobierno son prácticamente imposibles soslayar.

Y eso se ha demostrado con la gran mayoría que aprobó el plebiscito constituyente, donde quedó claro que la ruta que implementó esta administración no era la correcta. Lo que fue reafirmado luego en la elección de constituyentes con la elección de un gran número de representantes de corrientes independientes.

Se esperaban anuncios tales como palabras sobre el mejoramiento de los apoyos sociales a miles de familias que hoy sufren las consecuencias de la pandemia o sobre la implementación de nuevas medidas para el control de la misma.

Sólo hubo una solicitud de perdón  a las familias chilenas por la tardías ayudas sociales que ha entregado el Gobierno, hay que recordar que en este sentido no hubo ningún anuncio.

La Comisión de Desarrollo Social de la Cámara esperó a sesionar una vez que terminara la Cuenta Presidencial, esto porque se esperaba el ingreso de indicaciones o una nueva propuesta de montos, esto sobre el IFE ampliado, de parte del Ejecutivo.

Pero esto no sucedió, no llegó ninguna propuesta nueva, y los ministros Ossa, Cerda y Rubilar sólo insistieron en que se votará en general el proyecto, aduciendo que las familiar esperan con urgencia los recursos comprometidos. La respuesta de la Comisión fue darle un tiempo más al Gobierno para pensar en algún elemento que pudiera originar nuevos puntos de acuerdo, y este miércoles volverá a sesionar con el único objetivo de despechar el proyecto en general, pero con un refresh de ideas.

Por un lado son miles de chilenos que quedan lejos de ser sensibilizados por el mensaje presidencial, ya está suficientemente socializado  que el matrimonio igualitario es un componente más de varios «derechos civiles» que el Estado debiera garantizar y no lo hace. Una posibilidad es que si se pueda viabilizar desde las ideas independientes que estarán presentes en la Constituyente.

Y también son miles los que hoy necesitan ayuda pero que una vez más quedarán postergados aunque se mejoren los montos de las ayudas. Esto porque como señaló la Ministra Rubilar, el Registro Social de Hogares tiene hoy una demora de 30 días  en actualizar  o incorporar fichas nuevas, quienes se inscriben en este mes, sólo si cumplen los requisitos estarán habilitados para recibir los beneficios desde el próximo mes de Julio.

Las urgencias de la ciudadanía, no son las mismas que el Gobierno, esa es la reflexión de muchos actores sociales y políticos una vez más,  deberemos esperar que en algún momento de lucidez si tengamos un análisis de actualidad que sea más acertado, en tiempo y forma real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *