Valparaíso: UTAC del Van Buren logra disminuir las secuelas neurológicas en más de 200 pacientes con ataque cerebrovascular agudo

A pesar de las dificultades para su implementación por la pandemia, la mencionada unidad del centro porteño, que partió su primera experiencia en julio del 2020, ha continuado perfeccionando sus prestaciones.

Valparaíso, 16 de Febrero de 2022.- Lograr disminuir al máximo las complicaciones de la enfermedad cerebrovascular aguda, ya sea isquémica como hemorrágica, es uno de los principales objetivos de la Unidad de Tratamiento del Ataque Cerebral (UTAC) del Hospital Carlos van Buren, servicio que, a pesar de las dificultades impuestas por la pandemia, ya ha podido atender a más de 200 pacientes desde que comenzó su primera experiencia en julio del 2020.

En ese contexto, el encargado de la UTAC del Hospital Carlos van Buren, Dr. Aldo Letelier, destacó que “lo que estamos mostrando es que ya, en suma, más de 200 pacientes se han beneficiado de la Unidad de Tratamiento Cerebrovascular siendo la mayoría adultos “jóvenes”, en etapa aguda de la enfermedad, pacientes generalmente activos en lo laboral y, por lo tanto, afectando fuertemente su calidad de vida y la de sus familias, entonces, en esta unidad nosotros tratamos de disminuir al máximo su discapacidad, cuanto antes se maneje esta situación, se aborden las complicaciones y se inicie la etapa rehabilitación, más personas con menos discapacidad vamos a tener en Valparaíso y en la región”.

Historia
El proyecto de una unidad especializada para la atención de pacientes con ataque cerebrovascular agudo en el Hospital Carlos van Buren comenzó durante el mes de julio del 2020, bajo el nombre de Unidad Neurológica Aguda (UNAG) que alcanzó a evaluar a 41 pacientes pero, producto del colapso por la pandemia, debió ser cerrada en septiembre del mismo año, sin embargo, tres meses después, en diciembre volvió a funcionar, ahora bajo el nombre de Unidad de Tratamiento del Ataque Cerebral (UTAC), etapa que pudo funcionar hasta marzo del 2021, pues nuevamente tuvo que suspender su servicio producto del aumento de casos COVID, no obstante, en esta segunda etapa, la unidad atendió a 63 pacientes, sumando 104 usuarios beneficiados.

Luego de seis meses y apenas la pandemia dio una tregua, la UTAC HCVB volvió a recibir pacientes desde el 23 de septiembre del 2021 hasta la fecha, lapso de tiempo en el que ha podido atender a 100 usuarios más, sumando a la actualidad más de 200 pacientes beneficiados que “están debidamente evaluados, tabulados e ingresados a nuestro registro”, según sostiene el neurólogo, Dr. Aldo Letelier, quien además enfatiza que la gran mayoría “son pacientes, dentro de los adultos, fundamentalmente “jóvenes”, entre 50 y 60 años en promedio”.

Comorbilidades
En ese mismo sentido, el especialista del van Buren indicó que “analizamos cuáles son las comorbilidades más frecuentes de estos pacientes y nos dimos cuenta que la mayoría de ellos son hipertensos, más de la mitad tienen el antecedente de la hipertensión arterial, un 65%, en segundo lugar, está la diabetes, un 27% de los pacientes ingresados y lamentablemente, casi la mitad tenía el antecedente de tabaquismo, algunos estaban activos y otros inactivos hace poco tiempo”.

Disminución del deterioro neurológico
La evidencia científica mundial ha demostrado que la implementación de unidades especializadas para el tratamiento del ACV disminuyen considerablemente el deterioro neurológico y con ello las discapacidades, en esa línea, el Dr. Letelier detalló que “estos pacientes en promedio han estado cinco o seis días en la UTAC y la mayoría de ellos se fueron a su domicilio de alta y, en segundo lugar, a Mediana Complejidad Médica para resolver algún tema de rehabilitación o deglución, pero ya con su patología neurológica aguda más estable, ¿cómo evidenciamos que era más estable?, en función de la escala de deterioro neurológico NIH o también conocida como NIHSS, que es una escala para evaluar severidad del compromiso neurológico en estos pacientes”.

Con respecto a lo anterior, el facultativo precisó que “en ese contexto, estábamos viendo que los pacientes ingresaban con un NIH promedio de 6 puntos, donde más puntaje significa más severidad y al alta, tenían en promedio entre 3 y 4 puntos.

Prestaciones
Con respecto a las ventajas de contar con la UTAC, el médico destacó que “en primer lugar, nosotros tenemos a todos los pacientes monitorizados, hacemos controles de signos vitales frecuentemente, controles de presión, saturometría, temperatura, glicemia capilar, exámenes de laboratorio para detectar complicaciones rápidamente si se presentan. Además, en UTAC los pacientes son priorizados en su estudio siendo evaluados rápidamente con estudio vascular y parénquima por scanner o resonancia.

Del estudio cardiológico, tratamos de descartar una fuente cardioembólica, esto significa idealmente tener ecocardiograma y el hospital Carlos Van Buren cuenta con eso, monitores holter de ritmo”.

Además, la unidad ha debido atender a otro tipo de pacientes para ayudar a descongestionar la Urgencia de Adultos, hemos realizado procedimientos como plasmaféresis, administración de inmunoglobulina, bolos de corticoides para patología desmielinizante, inflamatoria, etcétera.

Equipo de trabajo
Con respecto a las personas que trabajan en la UTAC, el profesional afirmó que “ya hemos ido perfeccionando varios aspectos, hemos ido afiatándonos como equipo, con el personal de enfermería y paramédicos, quienes también han ido capacitándose y aprendiendo de las evaluaciones neurológicas”.

Parte importante del proceso de atención de estos pacientes es el equipo neuro rehabilitador que “está siempre pendiente del paciente y tratando de atenderlo cuanto antes, el cual es muy completo, contamos con terapeuta ocupacional, psicólogo, fonoaudiólogo, fisiatra, kinesiólogo rehabilitador, el equipo completo de neuro rehabilitación del Hospital Carlos van Buren es excelente”, puntualizó el neurólogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.