Cámara aprueba salario mínimo en sesión marcada por amplio debate

El proyecto despachado por la Cámara también considera un aporte para apoyar las mipymes, junto con los tradicionales reajustes al subsidio familiar y a la asignación familiar y maternal. Adicionalmente, se consideran nuevos montos a enero de 2023, en el evento que la inflación supere el 7%; la entrega de un aporte mensual compensatorio de la canasta básica; y el adelanto a junio del reajuste de la PGU.

Valparaíso, 04 de Mayo de 2022.- A 380 mil pesos subirá, de manera retroactiva, a contar del 1 de mayo, el ingreso mínimo mensual (IMM). Luego, en una segunda etapa, el monto ascenderá a 400 mil pesos al 1 de agosto. En conjunto, ambos aumentos suman un reajuste total de aproximadamente 14,3%.

Así lo establece el proyecto aprobado hoy por la Sala de la Cámara y despachado al Senado, luego de un intenso y extenso debate que contó para su desarrollo con los informes de las comisiones de Trabajo y de Hacienda, rendidos por los diputados Luis Alberto Cuello (PC) y Ricardo Cifuentes (DC), respectivamente.

El texto se enmarca en un contexto de creciente inflación en el país y en el reconocimiento de la continuidad de los efectos negativos de la pandemia. Tal hecho se percibe tanto en los valores considerados para el IMM y asignaciones permanentes, como en beneficios especiales integrados a esta propuesta legal. Tal es el caso de la entrega de un subsidio a las mipymes y de un aporte mensual compensatorio del valor de la canasta básica.

De esta forma, se espera contribuir al fortalecimiento del bienestar económico y social de la persona trabajadora, al respeto de su dignidad y sus valores como ser humano. Asimismo, se busca la protección de sus derechos fundamentales, acercando a nuestro país a estándares por sobre la línea de la pobreza para hogares promedios.

En lo particular, el proyecto define el IMM general, ya mencionado, y contempla los incrementos para el IMM para los trabajadores y trabajadoras menores de 18 años y mayores de 65 años de edad. Igualmente, el reajuste del IMM para efectos no remuneracionales. En el primer caso, el monto será de 283 mil 471 pesos a contar del 1 de mayo; mientras que, en el segundo, ascenderá 244 mil 944 pesos, en la misma fecha.

A partir del 1 de agosto de 2022, los valores señalados se elevarán en la misma proporción en que se aumente el IMM general.

Debate
En la jornada, se remarcó que la propuesta va por la línea correcta. Sin embargo, la transversalidad parlamentaria apuntó a generar políticas públicas que beneficie a trabajadoras y trabajadores. Ello, sin dejar de lado a las mipymes, que representan el motor de la economía.

Jaime Naranjo (PS) sostuvo que estamos frente a una mejora importante para los trabajadores. Además, destacó que se han adoptado medidas para ayudar a las pymes, considerando el actual escenario. En cuanto al subsidio y asignación familiar, dijo que no es un bono a una canasta. Explicó que un incremento significativo de los recursos que va a las familias más modestas.

Por su parte, Luis Alberto Cuello (PC) valoró el aumento y los beneficios que ofrece el texto legal. Aseguró que no hay un bono, como se ha señalado desde la oposición. Puntualizó que este debate invita a analizar materias como la reforma tributaria y el impuesto a los super ricos.

Asimismo, recalcó que el proyecto es el resultado de un acuerdo entre los principales actores laborales. Igualmente, subrayó que se hace responsable de lo que hoy ocurre en el país.

Para Alberto Undurraga (DC), la norma marcará una pauta a futuro para el ingreso mínimo. Y consideró que este debate debe ir acompañado de un apoyo hacia las pymes.

Si bien respaldó la medida y sus beneficios, manifestó su inquietud respecto del “aporte o bono compensatorio, por el mayor precio de la canasta familiar”. Explicó que hay dudas con la cobertura, por contradicciones con las cifras del Gobierno. Sin embargo, alertó que se incluyeron normas de información que permitirán conocer el verdadero alcance del subsidio.

Gael Yeomans (PCS) dijo que “se está casi triplicando lo que se hizo en todo el periodo anterior”, respecto a la asignación familiar. Ante las críticas, defendió la propuesta. Consideró “injusto que los parlamentarios que hoy son de oposición y antes oficialistas digan qué es un reajuste miserable”.

Jorge Brito (RD) sostuvo que el sueldo de trabajadores y trabajadoras no alcanza para vivir. Observó que deben endeudarse para llegar a fin de mes. Asimismo, puntualizó que el debate del salario mínimo es la instancia en la que el país conversa sobre la distribución de la riqueza .

Opiniones en Contra

Gaspar Rivas (PDG) mostró su descontento con la norma, calificándola como “una porquería”. Sostuvo que esta alza no ayudará a la gente, porque el aumento de precios hará que ese dinero pasé del bolsillo de los trabajadores al bolsillo de los empresarios.

Entre otras medidas, dijo que parte importante de la solución, frente al actual escenario, es fijar los precios de los productos y desafió a empresarios, derecha e izquierda, expertos económicos y al Gobierno, a “perder el miedo a los dioses intocables que son el mercado y el capital”.

Jorge Guzmán (Evópoli) planteó que en este tema siempre se llega a una disyuntiva, ya que “todos queremos elevarlos a un nivel suficiente para la vida de las familias, pero se debe lograr sin afectar el desarrollo del empleo”.

En su análisis, remarcó que de nada sirve el aumento si se dinamitan los puestos de trabajo. En este punto, manifestó que el proyecto se queda corto y no ofrece alternativas a esta afectación. Desde su punto de vista, se debe avanzar en el ingreso mínimo garantizado.

En tanto, Miguel Mellado (RN) planteó que las pymes no dan abasto, luego del estallido y la pandemia. Al respecto, subrayó que apoya el alza del ingreso mínimo, pero no está por hacer quebrar este tipo de empresas.

Anunció que se abstendría con su voto, considerando que se trata de algo mezquino que debe ser mejorado en el tercer trámite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.