O’Higgins: Riesgos y efectos del consumo de drogas en la conducción

Los efectos de manejar bajo los efectos del alcohol y otras drogas, pone en riesgo no sólo a quien conduce, sino que también al resto.

Santiago, 19 de Enero de 2022.- En los últimos Operativos Tolerancia Cero, realizados por Senda O´Higgins y Carabineros en distintas comunas de la región, se ha visto una baja en el consumo de alcohol al volante, pero un preocupante incremento en la positividad de exámenes de narcotest en conductores. Sin ir más lejos, en el balance de las fiestas de fin de año, de 10 narcotest que se practicaron, cuatro arrojaron resultados positivos ante la presencia de otras drogas.

Cabe destacar que cualquier alteración del organismo puede llegar a tener consecuencias fatales para el conductor o para otras personas que se encuentran en la vía pública. En esta línea, el Director de Senda O’Higgins, Andrés Mejía, sostuvo que “tenemos que ser conscientes de la responsabilidad que implica manejar, sobre todo ahora, que varios están de vacaciones y hay un mayor relajo. Nosotros, como servicio, hacemos un llamado a pasarlo bien de manera responsable, sin que tengamos que lamentar muertes ni siniestros vehiculares”.

Efectos de Drogas al Volante
La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la droga como toda sustancia natural o sintética que al ser introducida al organismo puede alterar de algún modo el Sistema Nervioso Central, generando modificaciones en el estado de conciencia, de pensamiento, de estados de ánimo y funciones motoras. A su vez, estas sustancias se reconocen como susceptibles de crear dependencia ya sea psicológica y/o física. A continuación, se explica el efecto de distintos tipos de drogas en la conducción:

Estimulantes – Anfetaminas y Cocaína: este tipo de drogas aceleran el funcionamiento normal del Sistema Nervioso Central, provocando desde una mayor dificultad para dormir hasta un estado de activación elevada. ¿Cómo afectan en la conducción? Hacen que las personas se sientan más activas e inquietas, lo que puede generar comportamientos impulsivos e impacientes. Además, es probable que el consumidor sobrevalore sus capacidades y se sienta más confiado para afrontar situaciones peligrosas, como conducir a mayor velocidad y realizar maniobras temerarias.

Depresoras – Marihuana, Cannabinoides Sintéticos, Heroína, Desmorfina, Fentanilo y sus derivados: las drogas depresoras disminuyen o desaceleran el funcionamiento del Sistema Nervioso Central, provocando desde la desinhibición hasta el coma en un proceso progresivo de adormecimiento cerebral. ¿Cómo afectan en la conducción? Los movimientos de quien consume se vuelven más lentos frente a una emergencia, como el cruce imprevisto de un peatón. Por otra parte, es más probable distraerse o quedarse dormido al volante, así como también tomar decisiones peligrosas producto de la desinhibición y por una falsa sensación de control. Los medicamentos psicotrópicos, como las benzodiacepinas, también se consideran un tipo de droga depresora.

Alucinógenas – Hongos Alucinógenos, LSD (Dietilamida de Ácido Lisérgico), LSA (Amida de ácido D-lisérgico), Triptaminas Alucinógenas, Dimetiltriptamina (DMT), PCP (Fenciclidina), Ketamina: este tipo de drogas alteran gravemente el funcionamiento del Sistema Nervioso Central, trastocando la percepción de la realidad, del estado de ánimo y de los procesos de pensamiento. ¿Cómo afectan en la conducción? Este tipo de drogas puede producir grandes efectos, incluso con pequeñas dosis, como alucinaciones y alteraciones en cómo percibimos la realidad, lo que lleva a tomar decisiones incorrectas e impredecibles, ya que se pueden ver distorsionados los colores de los semáforos u otras señales del tránsito.

Las sustancias como MDMA (conocida como éxtasis y molly), Nuevas Sustancias Psicoactivas, Fenetilaminas (conocidas como NBOMe, tusi, cocaína rosada y N-Bonen), y Catinonas Sintéticas, MDPV, Metilona y Mefredona (conocidas como droga zombie, sales de baño y vanilla sky), generan un efecto tanto estimulante como alucinógeno del Sistema Nervioso Central.

Los efectos del consumo de alcohol y otras drogas siempre son un riesgo en la conducción, no existen cantidades de bajo o menor riesgo. “Con Carabineros vamos a estar realizando narcotest y alcotest en distintas comunas de la región durante el verano, tenemos que generar el cambio cultural de que no se puede conducir bajo el efecto del alcohol y otras drogas, ahora existen distintas opciones de transporte y hay acciones que, aunque parezcan pequeñas, como pasar las llaves, pueden marcar una gran diferencia entre la vida y la muerte”, finalizó el Director de Senda O’Higgins, Andrés Mejía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.