País: Presidenta del CPLT “En un ecosistema de transparencia e integridad pública podemos encontrar un camino de reconstrucción de confianza en esta crisis”

Los resultados del XII Estudio Nacional de Transparencia y Protección de Datos Personales mostraron crítica percepción sobre la relación entre la ciudadanía y el Estado. El sondeo constata que cuando las personas conocen que existe la Ley de Transparencia, se producen niveles más altos de confianza en las instituciones.

Santiago, 23 de Abril de 2021.- Evidenció además un aumento en la demanda de información pública (27% a 35%) y pese a una baja confianza en entidades del sector público, 2 de cada 5 encuestados confía en la información que entregan los organismos o que ponen a disposición de la ciudadanía en sus sitios web.

“Estamos en una crisis de legitimidad, en niveles de confianza preocupantes, lo que profundiza la complejidad del escenario que estamos atravesando, pero la gente sigue confiando en la información que entregan los organismos públicos. Por ello, debemos insistir en la relevancia de que ésta se entregue de forma transparente, clara y oportuna”. Así se refirió la presidenta del Consejo para la Transparencia (CPLT), Gloria de la Fuente, a parte de los principales resultados del XII Estudio Nacional de Transparencia y Protección de Datos que publicó la entidad.

El estudio de tipo cuantitativo, realizado vía encuesta presencial en hogares y que fue aplicada a hombres y mujeres mayores de 18 años de todo el territorio continental nacional, se desarrolló entre el 21 de noviembre de 2020 y el 18 de enero de 2021. El sondeo, que contempló una muestra de 2.900 encuestas- estableció un empeoramiento de la percepción negativa respecto de la relación entre ciudadanía y Estado, alcanzando su nivel más crítico desde 2013. Los ciudadanos señalaron que la relación entre ellos y el Estado se caracteriza por ser distante (88%), de mal trato (82%) y de discriminación (82%).

 

Respecto de la confianza que manifiestan tener ciudadanos y ciudadanas, ésta sigue con registros en niveles bajos, con 1 de cada 4 personas que afirmaron tener mucha confianza en el sector público (24%) y en el privado (27%). Al respecto, la titular de Transparencia comentó: “Estamos en un punto de inflexión histórico y parte de las acciones que tenemos que promover para salir de esta crisis de confianza es dar señales correctas en materia de transparencia, apertura y rendición de cuentas a la ciudadanía. La gente no va a aceptar una versión nueva del no lo vimos venir”, dijo la titular del CPLT.

Ahora, asociado a lo público desde una perspectiva más amplia, la presidenta del Consejo planteó la necesidad de trabajar en el fortalecimiento de un ecosistema de transparencia e integridad pública, que requiere el esfuerzo combinado entre instituciones y normas que regulan estas materias. “A esto tenemos que sumar la entrega de herramientas robustas a la ciudadanía para ejercer el derecho de acceso a la información con fines de control social, para exigir rendición de cuentas y combatir la corrupción, y como derecho llave, es decir, para el ejercicio de otros derechos, como salud, vivienda o educación», dijo titular del CPLT.

“En un ecosistema de transparencia e integridad pública podemos encontrar un camino de reconstrucción de confianza en esta crisis . La transparencia es aún más importante que antes”, agregó De la Fuente.

La presidenta del Consejo explicó que entre las buenas noticias que mostró el sondeo destaca que la información pública sigue siendo ampliamente valorada por los encuestados: un 66% cree que fomenta la participación y que mejora la gestión pública (66%), que permite controlar las acciones de funcionarios públicos (55%) y que previene la corrupción (54%). Asimismo, es vista mayoritariamente como necesaria (86%) y útil (61%).

“La confianza en la información pública puede estar relacionada –y esa es una hipótesis- con el reconocimiento por parte de la ciudadanía que ésta es capaz de otorgarle la posibilidad de ejercer otros derechos. Se solicita información como derecho llave, para poder defenderse de ciertas vulneraciones o para ejercer otros derechos como es la postulación a un subsidio o beneficio. Cuando las personas conocen que existe La Ley de Transparencia, se producen niveles más altos de confianza institucional”, explicó De La Fuente.

Combatir la corrupción
Sobre los datos que la mayoría de los encuestados (67%) considera que los organismos públicos en Chile son “corruptos/muy corruptos” (notas de 7 a 10 en una escala de 1 a 10, donde 1 es nada corrupto y 10, muy corrupto), De la Fuente comentó que representa un alza importante respecto de las mediciones anteriores, siendo la mayor desde el 2012. y el mayor valor comparado hace 10 años atrás, cuando se inició la medición.

“Tenemos que avanzar hacia una cultura de la transparencia, con una sociedad que está más consciente y menos dispuesta a tolerar actos de corrupción. Hoy en día las personas tienen más instrumentos para denunciar. Tenemos que contarle a las personas dónde están esos instrumentos y que se empoderen de ellos, para exigir rendición de cuentas, hacer control social”, agregó la presidenta del CPLT.

El estudio también consultó a los ciudadanos por las 3 instituciones en las que más se confía para luchar contra la corrupción: 33% dijo los Medios de Comunicación, seguido por un 27% la Policía de Investigaciones y un 18% la Contraloría General de la República. Esta última pasa del sexto lugar en 2019 al tercer lugar de las menciones en 2020.

La titular del organismo autónomo añadió que aunque nuestro país ha dado pasos en términos de generar un ecosistema en materia de transparencia e integridad pública, aún faltan cosas por hacer. “Debemos enfocarnos en trabajar y fortalecer el ecosistema de transparencia e integridad pública, y aquí las leyes que regulan nuestro ordenamiento jurídico y las propias instituciones, como lo afirma el estudio, son fundamentales para combatir la corrupción. En eso ha sido clave el reconocimiento de la gente a la labor que realiza la Contraloría General de la República”, agregó.

Máximo histórico de personas que solicitan información
El estudio develó que hay un salto considerable de 8 puntos porcentuales con respecto al 2019 sobre personas que señalan haber solicitado información durante los últimos doce meses, llegando a un máximo histórico de 35% en 2020.

El interés por informarse sobre lo que hace el Estado se mantiene relativamente estable en altos niveles desde 2018, alcanzando a un 64% de las personas encuestadas en el año 2020. Los resultados también denotaron una positiva evolución de la confianza en la información pública: un 45% confía en la información entregada por solicitud y un 42% en la información publicada vía web, es decir, aquella que debe estar disponible por transparencia activa.

Desafíos en transparencia: “No hay que bajar los brazos”
“Una ciudadanía activa, solicitante de información, es un avance importantísimo, no sólo para la sociedad sino para una democracia sana. Hay necesidad de información, se está demandando más y con objetivos específicos asociados a demandas específicas y concretas”, detalló la representante del Consejo.

La máxima representante del CPLT manifestó preocupación por el marcado deterioro de la relación entre ciudadanía y Estado en tiempos de pandemia. “La gente hoy más que nunca está necesitando información pública y explicaciones. De hecho un 93% de las personas está de acuerdo en que todas las personas tengan derecho a acceder a información de cualquier organismo público. No hay que bajar los brazos, porque la transparencia es enormemente valorada, pero tenemos que llevar este principio realmente a la práctica, hablamos de una construcción permanente”, concluyó De la Fuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.