País: Más de 400 proyectos adjudicados crece interés en la gestión sustentable del bosque nativo

Concurso de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales de CONAF adjudicó 465 proyectos entre las regiones de Maule y Los Lagos

Santiago, 31 de enero de 2024.- En el marco de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV), y su proyecto +Bosque, esta semana se dio a conocer el aporte que está realizando Chile al cumplimiento de los compromisos asumidos en su Contribución Nacional Determinada (NDC) a través de los 465 proyectos adjudicados entre las regiones del Maule y Los Lagos para una gestión más sustentable del bosque nativo. En esta versión del concurso la región del Ñuble con un total de 65 proyectos adjudicados tendría comprometido un 96% de la meta en superficie establecida en el proyecto +Bosques, lo que significa un gran avance para la región y para el país.

El ministro de Agricultura, Esteban Valenzuela valoró el trabajo que CONAF desarrolla en materia de cambio climático a través de la ENCCRV y su proyecto +Bosques. En esa línea, el secretario de Estado afirmó “La ENCCRV es una herramienta clave para disminuir la vulnerabilidad social, ambiental y económica que genera la crisis climática, sobre los bosques y las comunidades. Adicionalmente destacó la implementación del Sistema de Distribución de Beneficios como instrumento para la asignación justa, equitativa y transparente de los recursos hacia la población beneficiaria con foco en la participación de mujeres, comunidades indígenas y personas vulnerables, a través del desarrollo de proyectos orientados a incrementar la superficie y mejorar el estado de bosques degradados, apoyando a pequeños y pequeñas propietarias en una gestión más sustentable”.

La ENCCRV considera en su desarrollo una fase de pago por resultados donde, según el desempeño del país en términos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) EI en el sector forestal, recibe financiamiento climático para ejecutar sus medidas de acción definidas para abordar las causas de la deforestación, degradación y manejo sustentable de los recursos vegetacionales. Por lo anterior, el país recibió por parte del Fondo Verde del Clima financiamiento para ejecutar algunas medidas de acción de la ENCCRV a través del proyecto + Bosques.

“Desde el año 2020, venimos impulsando el proyecto +Bosques junto a MINAGRI, a través de CONAF, y ya podemos ver importantes frutos del trabajo realizado, con un aumento a la fecha de un 48% de proyectos postulados y un 17% de proyectos adjudicados respecto al año 2022”, destaca la Representante de la FAO en Chile, Eve Crowley. “También es importante resaltar la participación de comunidades indígenas, cada día más interesadas en trabajar para un mejor manejo del bosque nativo lo que, además, genera puestos de trabajo que, si bien no son permanentes, pueden contar con una continuidad laboral al menos hasta el año 2026. Seguiremos trabajando y avanzando en actividades de forestación, silvicultura preventiva, educación ambiental y en otras acciones a través del proyecto +Bosques como medidas efectivas contra la crisis climática”.

Durante la primera versión del concurso el año 2022, se adjudicaron 397 proyectos equivalentes a 4.748 ha aproximadas a intervenir. En esta segunda versión hubo un total de 465 proyectos adjudicados lo que da cuenta de un aumento tanto en el número de postulaciones y proyectos presentados por personas individuales, colectivos y otras(os) interesadas(os) (organizaciones sin fines de lucro, predios fiscales, municipalidades, mediana(o) propietaria(o) forestal) incluyendo comunidades y personas de pueblos originarios.

En el concurso 2023, las regiones con mayor número de proyectos adjudicados fueron Biobío con 160, seguido de Los Lagos con 91 y La Araucanía con 70 proyectos respectivamente. Respecto a proyectos de comunidades y pueblos originarios la cifra es de 134 adjudicados lo que corresponde a un 31%. En el caso de proyectos liderados por mujeres hubo un aumento respecto al año 2022 llegando a 219 que corresponde a un 48%. Esto demuestra un claro interés de personas individuales, comunidades y organizaciones por implementar soluciones basadas en la naturaleza en torno a sus bosques.

Por su parte, el Director Ejecutivo de CONAF, Christian Little, señaló que esta iniciativa se enmarca en la Estrategia Nacional de Cambio Climático (ENCCRV) liderada por el Ministerio de Agricultura, a través de CONAF, e implementada en conjunto con la FAO, la cual es financiada por el Fondo Verde para el Clima, está ayudando a generar un nuevo modelo de gestión sostenible de los bosques nativos en Chile que considera las nuevas temperaturas, la escasez de agua, y la protección de la biodiversidad en zonas piloto con especies siempre verdes, principalmente de tipo bosque esclerófilo, roble, raulí y coihue, entre otras.

Junto con agradecer a los equipos que han hecho posible la buena realización de esta segunda convocatoria, el director ejecutivo de CONAF destacó los beneficios que se alcanzarán a través del Proyecto +Bosques, “Con una inversión de más de 60 millones de dólares, este proyecto ejecuta acciones para gestionar de manera sustentable más de 25 mil hectáreas de bosque nativo en 6 regiones de Chile. Esto generará beneficios sociales, ambientales y económicos para más de 23 mil personas de manera directa en El Maule, Ñuble, Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos”.

Finalmente, el ministro Valenzuela agradeció la implementación territorial de este programa y el trabajo con diversos actores, pequeñas y pequeños productores, ONGs ambientales, comunidades indígenas y los municipios. “A través de la ENCCRV estamos fortaleciendo los viveros de CONAF, para la gestión forestal, pero es indispensable que se creen nuevos viveros públicos y privados para suplir la demanda de especies nativas adaptadas al cambio climático, así que todos debemos comprometernos a esta tarea que es fundamental”

La Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV) de CONAF y su proyecto +Bosques, que cuenta con el apoyo de FAO, es uno de los instrumentos clave de política pública para la lucha contra el cambio climático en Chile, ya que incorpora el Enfoque REDD+ de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), el cual exige que las actividades de reducción de la deforestación y de la degradación de bosques, sean implementadas tomando en cuenta una serie de principios denominados salvaguardas ambientales y sociales, que tienen por fin evitar, mitigar y/o minimizar los potenciales impactos negativos sobre el medio ambiente y las personas, así como maximizar los beneficios para las comunidades locales involucradas en la implementación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *