País: Corte Suprema rechaza recurso de nulidad y confirma condena por microtráfico de drogas en Valparaíso

En fallo unánime, la Segunda Sala del máximo tribunal rechazó el recurso de nulidad interpuesto en contra de la sentencia que condenó a Albano Israel Quiñinao Núñez a la pena de cumplimiento efectivo de 541 días de presidio, en calidad de autor del delito consumado de tráfico de estupefacientes en pequeñas cantidades. Ilícito perpetrado en mayo de 2021, en la ciudad de Valparaíso.

Santiago, 27 de Noviembre de 2023.- La Corte Suprema rechazó el recurso de nulidad interpuesto en contra de la sentencia que condenó a Albano Israel Quiñinao Núñez a la pena de cumplimiento efectivo de 541 días de presidio, en calidad de autor del delito consumado de tráfico de estupefacientes en pequeñas cantidades. Ilícito perpetrado en mayo de 2021, en la ciudad de Valparaíso.

En fallo unánime (causa rol 160.526-2022), la Segunda Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Jorge Dahm, Leopoldo Llanos, la ministra María Teresa Letelier y los abogados (i) Diego Munita y Gonzalo Ruz– descartó arbitrariedad, abuso o sesgo en el actuar policial que derivó en la detención de Quiñinao Núñez.

“Que en la especie la defensa del recurrente ha cuestionado el actuar de los funcionarios policiales, toda vez que estima que al registrar el móvil en el que se desplazaba el encartado, una vez que este ya se encontraba detenido y sin más motivación que la percepción de un supuesto ‘olor a marihuana’ que emanaba de su interior, procedieron de manera autónoma en un caso no previsto por la ley, lo que implicaría que todas las pruebas derivadas de tales diligencias son ilícitas, y por ende, debieron ser valoradas negativamente por los juzgadores de la instancia”, plantea el fallo.

La resolución agrega: “Que, en lo que interesa al recurso de nulidad en análisis, en primer lugar, cabe recordar que el artículo 4 de la Ley N° 18.290 faculta a Carabineros para supervigilar el cumplimiento de las disposiciones que dicha ley establece. De esta forma, resulta claro que Carabineros se encuentra facultado para requerir la documentación de un móvil en el marco de un control de tránsito en una carretera”.

“Luego, es necesario tener en consideración que no se encuentra controvertido en autos que el conductor del móvil fiscalizado mantenía una orden de detención pendiente, por lo que el actuar policial se encontraba amparado en lo preceptuado en el inciso 2° del artículo 85 del Código Procesal Penal”, añade.

Para la sala Penal: “De lo anteriormente expuesto se colige que es perfectamente legítimo que haya efectuado un control vehicular al automóvil en el que se encontraba el encartado, y que este luego derivara en un control de identidad amparado por el artículo 85 del Código Procesal Penal –en el cual se faculta a los funcionarios policiales a proceder al registro de las vestimentas, equipaje y vehículo de la persona cuya identidad se controla, cuando según las circunstancias se estimare que se ha cometido un crimen, simple delito o falta o se dispusiere a su comisión, entre otras hipótesis–, toda vez que, como ya se señaló circunstanciadamente en el fundamento que antecede, fue con ocasión de dicha actividad fiscalizadora que los funcionarios policiales, luego de realizar diversas diligencias autónomas –a las que por cierto se encuentran facultados por ley–, tales como solicitar al conductor tanto su licencia para conducir como la documentación del móvil, al comprobar que este mantenía una orden de detención pendiente, lo hicieron descender del vehículo, percibiendo en ese instante un fuerte olor a marihuana que provenía de su interior, lo que permitió que estuvieran en condiciones de presumir fundadamente que se trasladaba por el acusado una sustancia prohibida”.

“De lo expuesto, resulta evidente que el ‘olor a marihuana’ no fue el único indicio que tuvieron en vista los agentes policiales para presumir que el imputado estaba cometiendo un delito o que se aprestaban a ejecutarlo”, releva el fallo.

“Que, por lo demás –continúa–, y al contrario de lo argüido por el recurso, el hedor de una sustancia estupefaciente, es un elemento objetivo tanto como cualquier otro rasgo definitorio e individualizador de un objeto que puede ser probado en juicio por cualquier medio de prueba pertinente, conforme a la libertad probatoria que consagra el artículo 295 del Código Procesal Penal y, por consiguiente, puede formar parte de las circunstancias objetivas que constituyen un indicio habilitante para el control de identidad de una persona”.

“Así, por lo demás, lo ha resuelto esta Corte en los pronunciamientos Rol N° 26.171-2018, de 5 de diciembre de 2018; Rol N° 25-2019 de 12 de diciembre de 2019; Rol N° 135.995-2020 de 02 de febrero de 2021 y; Rol N° 10.416-2023 de 16 de marzo de 2023, al declarar que el ‘fuerte olor a marihuana’ percibido por los policías junto a otras circunstancias, puede constituir un cúmulo de ellas que, fundadamente, den lugar a un indicio de que el imputado había cometido un delito o se aprestaba a cometerlo”, itera.

“Que –prosigue–, de este modo, y como reiteradamente se ha dicho, más allá de expresar si esta Corte comparte o no la apreciación de los policías de que la situación de autos ameritaba controlar la identidad del imputado, lo relevante y capital aquí es que el fallo da por ciertas circunstancias que objetivamente y de manera plausible permitían construir un indicio de aquellos a que alude el artículo 85 del Código Procesal Penal, lo que permite descartar la arbitrariedad, abuso o sesgo en el actuar policial, objetivo principal al demandarse por la ley la concurrencia de esa sospecha para llevar a cabo el control de identidad”.

“Lo anteriormente expuesto, lleva necesariamente a desestimar el motivo de nulidad en análisis”, concluye el fallo.

Por tanto, se resuelve que: “SE RECHAZA el recurso de nulidad deducido por la defensa del sentenciado ALBANO ISRAEL QUIÑINAO NÚÑEZ, en contra la sentencia de veinticuatro de noviembre de dos mil veintidós, dictada por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Valparaíso, y del juicio oral que le antecedió en el proceso RIT N° 6-2022 y RUC N° 2100516360-6, los que por consiguiente, no son nulos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *