País: Corte de Santiago rechaza recurso de nulidad y confirma condena por tráfico de drogas y tenencia de arma de fuego

«El fallo censurado cumple absolutamente con la normativa de valoración de los datos probatorios, sin que se aprecie vulneración alguna a las disposiciones procesales que se han revisado, por consiguiente, esta causal será desestimada”.

Santiago, 25 de Octubre de 2023.- La Corte de Apelaciones de Santiago rechazó los recursos de nulidad deducidos por las defensas en contra de la sentencia que condenó a Carlos Manuel Heredia Barazarte, Nixon Miguel Monsalve López y Carlos Aron Osorio Muñoz a 7 años de presidio, en calidad de autores del delito de tráfico ilícito de sustancias estupefacientes. Ilícito descubierto en marzo del año pasado, en la comuna de Lampa; además, Osorio Muñoz deberá cumplir 3 años y un día de reclusión, por posesión o tenencia ilegal de arma de fuego.

En fallo unánime (causa rol 4.580-2023), la Undécima Sala del tribunal de alzada –integrada por el ministros Miguel Vázquez, la ministro Romy Rutherford y el abogado (i) Euclides Ortega– descartó error en la valoración de la prueba en la sentencia impugnada, dictada por el Segundo Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago.

“Que, concerniente al punto que se viene tratando, es preciso consignar que el establecimiento de los hechos y la valoración de la prueba es una atribución propia de los jueces de base, por lo que por esta vía recursiva no toca realizar una nueva valoración, ni menos sacar conclusiones, sino que hay que controlar únicamente que los fundamentos del fallo no contradigan los principios de la lógica, las máximas de la experiencia y los conocimientos científicamente afianzados, conforme al citado artículo 297, disposición que como se transcribió establece que el juez en el ejercicio de su libertad para valorar la prueba debe respetar los indicados límites, a lo que debemos añadir que es absolutamente necesario justificar, a través de los medios de prueba producidos en el juicio, la decisión que se adopte”, plantea el fallo.

La resolución agrega que: “Tal deber de motivación es una garantía del debido proceso que permite la fiscalización mediante el ejercicio de los recursos procesales y, además, hace posible la comprensión de lo resuelto, debiendo desarrollarse dentro de los parámetros que establece la norma ya referida y no puede ser el resultado de impresiones de los sentenciadores o suposiciones sin sustento en los medios de convicción rendidos en juicio”.

“Que, esta causal de nulidad considera los siguientes vicios: 1) omisión en la sentencia de los hechos que se dan por probados o los medios de convicción que permiten llegar a una determinada conclusión; 2) infracción en la valoración de la prueba a los principios de la lógica, máximas de la experiencia y conocimientos científicamente afianzados; 3) omisión de valoración de la prueba rendida; y 4) fundamentación que no permite reproducir el razonamiento utilizado para conseguir las decisiones del fallo”, detalla la resolución.

“De lo dicho, se sigue que el vicio se configura por la deficiencia de la sentencia en comparación con el modelo de fallo que debe contener los requisitos de validez de los mismos, al tenor de lo dispuesto en los artículos 342 y 297, ambos del Código Procesal Penal”, añade.

Para el tribunal de alzada: «El fallo censurado cumple absolutamente con la normativa de valoración de los datos probatorios, sin que se aprecie vulneración alguna a las disposiciones procesales que se han revisado, por consiguiente, esta causal será desestimada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *