OIEA manifiesta “preocupación” por avances nucleares de Irán

Rafael Grossi reveló que Teherán no ha respondido por una serie de hallazgos que hacen sospechar que está enriqueciendo uranio muy por encima de las necesidades para usos civiles.

Viena, 07 de Junio de 2021.- El jefe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, dijo este lunes que es «cada vez más difícil» contemplar una nueva ampliación del acuerdo temporal con Irán sobre las inspecciones nucleares. «Veo que el espacio se reduce» se lamentó ante la prensa Grossi, en el primer día de la reunión trimestral del Consejo de gobernadores de este organismo de la ONU.

La principal crítica es que Irán no cooperó para esclarecer el origen de huellas fisibles en cuatro lugares no declarados hasta ahora a la agencia. «La presencia de numerosas partículas de origen antropogénico (artificial) en tres de esos sitios (…) y la presencia de partículas alteradas isotópicamente en al menos uno de esos lugares, es un claro indicio de que material y/o equipos contaminados han estado en ellos «, dijo Grossi.

El responsable lamentó que hasta ahora Teherán solo haya respondido de forma parcial y din presentar documentación a las preguntas realizadas por los inspectores. El OIEA ha recibido en los últimos años informaciones de servicios de inteligencia occidentales sobre actividades no declaradas en esos cuatro lugares y, para Grossi, la situación actual en Irán es «seria”.

Confianza esquiva
«Tenemos un país que tiene un programa nuclear muy ambicioso y desarrollado, que enriquece uranio a un alto nivel, cerca del necesario para armas atómicas. Necesitamos ser conscientes de esta realidad», señaló el director general. «Se lo digo a Irán que estoy preocupado; ustedes tienen derecho a hacer esto, pero deben dar explicaciones, si no no podemos restablecer la confianza», advirtió Grossi.

El organismo estima que Irán ha enriquecido varios kilos de uranio hasta un 60 por ciento, un nivel muy por encima del uso civil, pero cercano al necesario para fabricar bombas atómicas (90 por ciento). En el marco del Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP) Irán firmó un «acuerdo de salvaguardias» (controles) con el OIEA, que le obliga mantener a la agencia siempre informada sobre sus actividades nucleares.

Los países que firmaron el acuerdo nuclear con Irán se pusieron plazo hasta el 24 de junio para salvar el compromiso alcanzado en 2015, que estaba destinado a impedir que Teherán se dote de armas nucleares. Los diplomáticos de los países firmantes están en conversaciones desde principios de abril en Viena, para conseguir este objetivo.

Estados Unidos, que se salió del acuerdo y que desde hace dos meses mantiene conversaciones indirectas con Irán, aseguró que sigue sin estar claro si ese país «está dispuesto y preparado para hacer lo que tiene que hacer para volver a cumplir” con los compromisos del acuerdo. Así lo señaló este lunes el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.