Informe de Finanzas Públicas del Cuarto Trimestre de 2021 da cuenta de una significativa mejoría en las proyecciones económicas y fiscales para el año 2022

El IFP da cuenta de una significativa mejoría en las proyecciones económicas y fiscales para el año 2022, así como para el mediano para el mediano plazo (2023-2026), en comparación con el Informe anterior.

Santiago, 04 de febrero 2022. Este viernes el Ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, y la Directora de Presupuestos, Cristina Torres, presentaron el Informe de Finanzas Públicas (IFP) del cuarto trimestre de 2021, junto al Coordinador Macroeconómico y de Finanzas Internacionales de Hacienda, Cristóbal Gamboni, y al Jefe de Estudios de Dipres, Mauricio Carrasco. Este informe describe el cierre preliminar del escenario fiscal de 2021, a partir de la actualización del escenario macroeconómico y del cierre de la ejecución presupuestaria, actualiza las principales cifras macroeconómicas y fiscales del presente año, y delinea el escenario de mediano plazo (2023-2026).

Mejor escenario macroeconómico
En su exposición el Ministro Rodrigo Cerda dio a conocer las principales actualizaciones del escenario macroeconómico y fiscal, destacando el mayor crecimiento estimado para 2021, de 11,9%, lo que llevó a una revisión al alza del crecimiento de 2022 hasta 3,5% desde el 2,5% proyectado en el IFP anterior. El ministro explicó que “la revisión alcista del presente año se explicó principalmente porque la economía internacional va a tener un crecimiento importante este año, cerca de 4,4% y Chile se tiende a mover con el mudo. Un primer motor de crecimiento tiene que ver con la economía internacional que nos va a dar un impulso importante. Las economías emergentes están creciendo 4,8% y además nuestros términos de intercambio pueden mejorar ya que el precio del petróleo se prevé que va a disminuir. Por otro lado, el precio del cobre que es nuestra principal exportación, la proyección sigue siendo importante para 2022 y 2023, con ello, se adiciona un motor adicional desde fuera lo que se suma el crecimiento interno, y las expectativas de las empresas que hoy están a niveles prepandemia. Las confianzas de consumo están mejorando”.

Asimismo, el Ministro Cerda aseguró que este IFP entrega noticias positivas porque la convergencia fiscal está avanzando más rápido de lo proyectado. “Los déficits fiscales que estamos proyectando para 2022 disminuyen porque hay más ingresos. Eso es una buena noticia porque la convergencia fiscal está yendo más rápido de lo que esperábamos. Tuvimos años muy difíciles en pandemia y tuvimos que ocupar rápidamente nuestra política fiscal, pero hoy podemos decir, que la política fiscal está en franca normalización”, aseguró el Ministro Cerda.

Según explicó el Ministro de Hacienda, el Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES), que se ocupa para financiar los déficits fiscales, en enero de 2021 estaba en US$8.500 millones, se ocupó y en diciembre cerró en US$2.500 millones, es decir, se utilizaron US$6.000 millones, y “en enero ya hemos recuperado US$4.000 millones. Eso significa que el FEES en enero, ya está en US$6.500 millones. Estamos recuperándolo rápido para ojalá entregarlo en los mismos términos que lo recibimos cuando llegamos al Ministerio en enero de 2021, a la próxima administración. Esa es otra muestra de la recuperación rápida que está teniendo la política fiscal”.

Pese a los elevados niveles de incertidumbre económica y política actuales, en el marco de la pandemia del Covid-19, se estima en el IFP que el balance de riesgos para la actividad está sesgado al alza, teniendo en cuenta la alta velocidad con que ingresa la economía a 2022, la elevada tasa de vacunación de la población que limitará medidas sanitarias restrictivas adicionales, los importantes niveles de liquidez aún disponibles para los hogares y, en particular, la considerable recuperación que evidencia el mercado laboral.

Debido al mejor escenario macroeconómico, en el informe se proyecta que los ingresos fiscales llegarían este año a $58.326.420 millones (equivalente a US$ 70.699 millones), un aumento de $4.684.843 millones (US$ 5.678 millones) en comparación con lo estimado en septiembre de 2021, cuando se elaboró el Presupuesto 2022. A su vez, el gasto público para este año se proyecta en $61.002.334 millones (US$ 73.942 millones) cifra superior en $304 mil millones al valor presentado en el IFP de septiembre. Con todo, este nivel de gasto proyectado para 2022 implica una caída real anual con respecto a la ejecución 2021 de 24,6%, lo que constituye una normalización del gasto, luego de la fuerte expansión registrada el año pasado en respuesta a la pandemia del Covid-19 y al fortalecimiento de la Red de Protección Social.

Actualización del balance fiscal 2021-2022
Luego de que 2021 terminará con un déficit fiscal efectivo menor al estimado, de -7,6% del PIB, comparado con la estimación previa de -8,3% del producto, el panorama para 2022 también mejoró, por lo que este IFP proyecta un déficit fiscal efectivo equivalente a -1% del PIB estimado en 2022, menor a la proyección de -2,8% del PIB del Informe anterior, reducción que se explica, principalmente, por los mayores ingresos previstos.

Asimismo, la Directora de Presupuestos detalló que “en 2021 el déficit estructural resultó en -11,4% del PIB, algo por debajo del -11,5% del PIB proyectado en septiembre, mientras que para 2022 mejoró sustancialmente pasando a -2,8% del PIB, también inferior al -3,9% del PIB, que era la meta fijada con que se elaboró el presupuesto para este año”.

En tanto, la deuda pública se proyecta en 38,7% del PIB al cierre de este año, tras finalizar 2021 en un nivel equivalente a 36% del producto.

Mejor escenario de holguras fiscales
En el escenario de mediano plazo las proyecciones mejoran significativamente respecto de lo previsto anteriormente. La Directora de Dipres detalló que “siguiendo la meta de reducción del Balance Estructural de 1 punto porcentual por año, podemos decir que tendremos holguras acumuladas, entre 2023 y 2026, por más de US$ 30.000 millones, lo que implica un importante espacio para gasto disponible para la próxima administración, en caso de que continue con la convergencia fiscal señalada”. Incluso, agregó que, en los ejercicios alternativos de convergencia fiscal menos exigentes, las holguras hacia adelante siguen siendo relevantes.

Adicionalmente, el IFP prevé en el escenario central de mediano plazo que hacia 2026 la deuda pública se estabiliza en torno a 40% del PIB, incluso retrocediendo en el último año de proyección.

Cabe destacar que, en un ejercicio inédito en el IFP, se incorporan una serie de escenarios alternativos de crecimiento económico, además de diversos escenarios para la convergencia fiscal y el escenario de holguras de mediano plazo. El informe se encuentra disponible en el sitio web de la Dirección de Presupuestos, en www.dipres.gob.cl.

Finalmente, las autoridades dieron cuenta del esfuerzo de la actual administración de ir recuperando el ahorro fiscal. Dados los mejores resultados fiscales efectivos de 2021 y proyectados para 2022, el Gobierno comenzó en enero la recomposición de los ahorros fiscales, luego del uso relevante que se hizo de estos el año pasado, para enfrentar las consecuencias de la pandemia. Así, en enero de este año se inyectaron US$ 4.000 millones al Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES), con lo que permitió superar los US$6.400 millones en el FEES a enero del presente año, con lo que los activos del Fisco alcanzarán cerca de US$18.500 millones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.