Columna: Ser profesor

Por Yirda Romero, Directora de Carrera de Pedagogía en Educación Diferencial de UDLA Sede Viña del Mar.

Investigaciones recientes señalan una situación preocupante: en los próximos diez años podría haber una carencia significativa de profesores en Chile para satisfacer las necesidades educativas. Esta perspectiva genera inquietud, especialmente considerando el compromiso adquirido en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Chile es parte de esta agenda global que se ha propuesto transformar nuestro mundo, siendo la educación de calidad uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para alcanzar esta meta se requiere impulsar cambios significativos en el sistema educativo y, en este proceso, los profesores no solo son actores, sino agentes de transformación, catalizadores de un cambio que trasciende las salas de clases.

Es así como, en el actual escenario chileno, marcado por cambios culturales, migratorios, políticos y sociales, tenemos la gran necesidad de contar con los mejores profesores. La formación inicial docente debe cumplir altos estándares de calidad, formando pedagogos en un mundo cada vez más tecnológico, pero en donde el acto pedagógico, es y seguirá siendo insustituible. Por tanto, los nuevos profesionales deben adaptarse a los tiempos actuales, acompañando los cambios generacionales de los estudiantes.

Los educadores son genuinos agentes de cambio, por lo que se invita a jóvenes talentosos y respetuosos de la diversidad a unirse y sumar en el sistema educativo. Estudiar y formarse como profesionales de la educación es una elección que brinda la oportunidad de contribuir con dignidad y excelencia.

A pesar de la brecha existente con carreras de tendencia, la Pedagogía en Educación Diferencial ofrece más de lo que se podría perder. Es una carrera para jóvenes comprometidos con un mundo auténticamente mejor, dispuestos a ajustarse y adaptarse a los nuevos tiempos, llamando a personas consistentes, coherentes y capaces de enseñar a las nuevas generaciones no solo sobre la sostenibilidad ambiental, sino también sobre la sostenibilidad humana y social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *