“No nos callarán” aseguran Congresistas atacadas por Trump

El presidente estadounidense había dirigido a cuatro legisladoras con orígenes étnicos diversos comentarios xenófobos y les instó después un acto oficial, tras una gran polémica, a “regresar a sus países”.Washington, 15 de Julio de 2019.- Las cuatro legisladoras de Estados Unidos atacadas por el presidente Donald Trump con comentarios xenófobos afirmaron este lunes  que el mandatario promueve una “agenda nacionalista blanca” y prometieron que sus voces no serán silenciadas. “No nos callarán”, afirmó la congresista afroestadounidense por Massachusetts, Ayanna Pressley, en rueda de prensa junto a Alexandria Ocasio-Cortez (representante de Nueva York, de origen puertorriqueño), Ilhan Omar (de Minnesota, estadounidense nacida en Somalia), y Rashida Tlaib (de Michigan, de ascendencia palestina).

Las cuatro congresistas respondieron así a los “comentarios fánaticos y racistas” del presidente y afirmaron que ya es hora de un juicio político (‘impeachment’) contra él. “No sabe cómo defender sus políticas y por eso lo que hace es atacarnos personalmente”, dijo Ocasio-Cortez. “Los demócratas trataban de distanciarse ellos mismos de las cuatro ‘progresistas’, pero ahora han tenido que cerrar filas en torno a ellas”, se jactaba Trump. “¡Eso significa que están apoyando el socialismo, el odio a Israel y a los Estados Unidos! ¡No es bueno para los demócratas!”, añadió.

Comentarios en clave electoral
Con las elecciones de 2020 en la mira, Trump, intensificó sus comentarios despectivos contra ellas, pertenecientes al ala más radical de la oposición demócrata y las que se ha dado ya en bautizar como “el escuadrón” (‘The Squad’), acusándolas de “odiar” al país e invitándolas a “irse” si no les gusta. Sus tuits del fin de semana, en los que, sin nombrarlas, el mandatario aludió a congresistas pertenecientes a minorías “regresar” a sus “países”, provocaron indignación entre los demócratas y rechazo entre algunos republicanos tras un inicial silencio incómodo en el partido gobernante.

“Estas cuatro (…) todo lo que hacen es quejarse”, dijo Trump de ellas ya el lunes. “Son personas que odian a nuestro país”, apuntó el mandatario desde los jardines de la Casa Blanca, durante el evento de productos “Made in America” (Hecho en Estados Unidos). Para el presidente, son “socialistas” y radicales, además de, en el caso de Omar, antisemitas. “Si no son felices aquí, pueden irse”, añadió. En la carrera por un segundo periodo, el presidente parece más decidido que nunca a avivar las llamas de la tensión racial para reforzar su base electoral, mayoritariamente blanca, pero también para sembrar divisiones entre sus opositores políticos.

Trump, que como la gran mayoría de estadounidenses es descendiente de inmigrantes, se negó a dar marcha atrás en sus declaraciones a pesar de que la polémica que ha generado apenas tiene parangón desde comienzos del año pasado, cuando llamó “agujeros de mierda” a países como El Salvador o Haití. “No me preocupa, porque mucha gente está de acuerdo conmigo”, respondió al ser preguntado si no le inquieta que muchas personas consideren racistas sus comentarios o que estos puedan dar alas al supremacismo blanco en el país.

La líder de los demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi, con posturas habitualmente enfrentadas a las de las cuatro legisladoras atacadas por Trump, dejó a un lado sus desacuerdos con ellas y se lanzó en su defensa. “Cuando Donald Trump le dice a cuatro congresistas estadounidenses que regresen a sus países, reafirma que su plan para ‘Hacer que Estados Unidos sea grande otra vez’ siempre ha sido hacer que Estados Unidos vuelva a ser blanco”, afirmó.

Rechazo también entre algunos republicanos
“La Cámara Baja no puede tolerar que el presidente caracterice así a los inmigrantes en nuestro país. Nuestros colegas republicanos deben unirse a nosotros a la hora de condenar los tuits xenófobos” de Trump, escribió Pelosi en una carta a sus correligionarios obtenida por el diario The Washington Post.

Algunos republicanos se opusieron también frontalmente a sus comentarios. “El tuit del presidente (…) fue totalmente fuera de lugar y debería ser retirado”, dijo la senadora de Maine Susan Collins. Los únicos republicanos negros en el Senado y la Cámara de Representantes también se hicieron sentir. El senador Tim Scott criticó al presidente por usar “ataques personales inaceptables y lenguaje racialmente ofensivo”, mientras el congresista Will Hurd dijo a CNN que los tuits de Trump fueron “racistas y xenófobos” y su comportamiento fue “impropio del líder del mundo libre”.



Sobre WordPress