Manifestantes rodean el cuartel de la Policía en Hong Kong

  • Publicado viernes 21 junio 2019 | 19:49 GMT -3
  • Asia
  • Enviar

Una multitud se concentró en torno a la sede de la Policía de Hong Kong este 21 de junio para exigir la liberación de aquellos detenidos por protestar contra el Ejecutivo y demandar la dimisión de su jefa, Carrie Lam.

Hong Kong, 21 de Junio de 2019.- Este viernes, miles de personas se acercaron a la sede de la Policía de Hong Kong para exigir la liberación de aquellos detenidos por protestar contra el Ejecutivo, pedir la apertura de una investigación de las denuncias de brutalidad policial, y demandar la dimisión de la jefa de Gobierno, Carrie Lam. La longevidad de las manifestaciones de la sociedad civil –que comenzaron en reacción a un controvertido proyecto de ley sobre extradiciones a la China continental– deja claro que ésta es la peor crisis de la excolonia británica en décadas.

En su mayoría, los manifestantes iban vestidos de negro, el color que predominó el domingo pasado durante la masiva marcha en la que participaron unos dos millones de personas. Muchos, con máscaras y gritando lemas contra el poder, bloquearon temporalmente Harcourt Road, un gran eje situado delante del Parlamento local. En medio de un calor sofocante, se dirigieron luego hacia la sede de la Policía. Algunos desmontaron las barreras de seguridad para levantar barricadas frente al cuartel policial.

La gesta civil continuará
«La muchedumbre que rodea la sede de la Policía (…) puede hacer difícil (la labor de) los servicios de urgencia”, advirtió a la prensa Yu Hoi Kwan, una de las portavoces de la policía hongkonesa, haciendo un llamado para que los manifestantes se dispersaran y anunciando que la gendarmería enviaría a un equipo de negociadores para dialogar con los manifestantes. Esta nueva jornada de protesta se desarrolla después de que el Gobierno de Hong Kong se negó a cumplir con las reivindicaciones de las manifestaciones de las últimas semanas.

La manzana de la discordia es el proyecto de ley, de ser aprobado, haría posible la extradición de ciudadanos de Hong Kong a la China continental. Su promulgación fue postergada pero no definitivamente eliminada. «Física y mentalmente, estoy muy cansado. Pero no tengo opción. Como ciudadano de Hong Kong uno no puede dejar de manifestarse”, dijo Cheung Po Lam, un estudiante de 21 años. Entre los manifestantes había personas portando carteles que instaban a la Policía a no disparar contra la multitud.

La convocatoria de las manifestaciones de este 21 de junio fue lanzada por gremios estudiantiles apoyados en las redes sociales. «Hay muchas formas de participar. Piensa cuidadosamente en tu propia forma de mostrar tu amor por Hong Kong. El 21 de junio no es el fin de la lucha; habrá más en los próximos días”, rezaba un mensaje.



Sobre WordPress