Cartas: Declaración Asociación de Enfermeras y Enfermeros del Hospital Carlos van Buren

Valparaíso, 18 de Febrero de 2019.-

Como Asociación de Enfermeras y Enfermeros del Hospital Carlos van Buren de Valparaíso, manifestamos nuestro rechazo ante las declaraciones del ministro de salud, Emilio Santelices, ya que son imprudentes y dan cuenta de una irresponsabilidad que es no es compatible con un ministro de Estado.

Estas declaraciones, son una demostración más de una tónica que se arrastra por décadas: querer responsabilizar a terceros de un Notable Abandono de Deberes que han tenido las diferentes autoridades de salud, quienes han carecido de la capacidad de anteponer Políticas Públicas por sobre el Gobierno de Turno.

Los dichos del actual Ministro:
– Estigmatizan, dañan y discriminan a un grupo que de por sí ya es vulnerable, los inmigrantes. Debemos esclarecer que, con o sin migración, la responsabilidad del control, prevención, diagnóstico, tratamientos, rehabilitación y educación, es del Ministerio y Servicios de Salud del país.
– El querer hacer responsable a la “pastilla del día después” del aumento del VIH, es carente de sustento estadístico pues no existe estudio que avale tal tesis. Es más, si existiese correlación, validaría aún más la negligente orientación de las políticas en salud siendo evidente que el foco de estas ha sido la prevención del embarazo “y no la prevención del VIH/SIDA y otras ITS.

Debemos tener claridad en que el sustento de cualquier intervención ante esta epidemia, es entender que el VIH no es un tema valórico, ideológico ni político sino que un tema de salud pública. No cabe duda que la ausencia y la ineficacia de las campañas implementadas por los gobiernos (que no han logrado incorporar conductas de protección y autocuidado en la sexualidad de los chilenos) constituye uno de los factores más poderosos a la hora de explicar por qué Chile se ha convertido en el país que registra el mayor aumento de nuevos contagiados de VIH en Latinoamérica.

– Necesitamos que el Ministerio de Salud vea al VIH/SIDA y otras ITS, como una prioridad, implementando acciones que tengan un impacto en la causa real. Estas básicamente deben tender a cambiar la lógica del prohibicionismo y el conservadurismo cultural, entregando herramientas cognitivas, biomédicas y comportamentales para que las personas reduzcan los riesgos.
– Necesitamos que se establezcan políticas claras de educación sexual en los colegios y en las universidades, que se fomente el autocuidado y una sexualidad plena, pero responsable.

En esta causa, no podemos dejar de destacar el fuerte empoderamiento y colaboración de la sociedad civil organizada (organizaciones, fundaciones y activistas en esta temática) quienes han sido los principales actores para la concreción de actividades de fomento de la educación, prevención y detección del VIH/SIDA.

Sin duda son muchos los “frentes” que han dejado descubiertos o no se han identificado, pero una estrategia combinada, coordinada, multisectorial, que se adapte a las especificidades propias de la epidemia y por tanto se atreva a la innovación, nos llevará a ganar esta batalla.



Sobre WordPress