El mayor desafío de Bolivia: Garantizar la sostenibilidad económica y de derechos humanos del modelo de inclusión social

Bolivia debe garantizar la sostenibilidad económica y de los derechos humanos de su modelo de inclusión social, dijo el Experto Independiente de la ONU sobre deuda externa y derechos humanos, Juan Pablo Bohoslavsky.

Ginebra, 15 de Mayo de 2019.- “El modelo productivo económico-social comunitario de Bolivia ha tenido un éxito destacable desde una perspectiva económica. El país se ha transformado de uno en desarrollo y muy endeudado a una de las economías de más rápido crecimiento de la región”, dijo Bohoslavsky.

Las inversiones públicas desde 2006 destinadas a mejorar las condiciones sociales han dado sus frutos, pero la cuestión crítica ahora es si este modelo podrá ser sostenido a largo plazo, desde las perspectivas económicas y de derechos humanos. “Para responder afirmativamente, hay presiones estructurales, tensiones y contradicciones crecientes dentro del sistema que el país debe enfrentar”, dijo en una declaración después de una visita de 10 días al país.

“Incluso cuando el Gobierno ha comenzado a realizar esfuerzos para lograr la diversificación económica, esto está pendiente hace mucho tiempo y ha prolongado la vulnerabilidad de los ingresos fiscales frente a factores externos, como los precios internacionales del petróleo. Es necesario ampliar la base tributaria para aumentar su efecto redistributivo. La enorme economía informal implica no sólo la pérdida de ingresos para el Estado, sino también la falta de protección social para todo/as los que trabajan en el sector informal.”

Bohoslavsky dijo que las mujeres se veían afectadas de manera desproporcionada por el trabajo de cuidado no remunerado y las barreras para entrar en el mercado laboral formal. “Otra área de tensión es el desarrollo de infraestructura y el respeto de los derechos de los pueblos indígenas. El desarrollo de infraestructura necesita estar basado en una legislación robusta, comprehensiva y eficaz sobre la evaluación del impacto en los derechos humanos”, señaló.

“Aunque el crecimiento económico ha traído muchos beneficios a la población, sí veo la necesidad de una profunda reflexión sobre las crecientes tensiones entre diferentes valores y objetivos: el consumo masivo y el concepto de vivir bien; el derecho de propiedad y los derechos colectivos, la solidaridad y el individualismo impulsado por la economía de mercado; y el extractivismo y la protección de la Pachamama (Madre Tierra),” dijo el Experto de la ONU.

“Como destaqué en los Principios Rectores sobre las Evaluaciones de los Efectos de las Reformas Económicas en los Derechos Humanos, las obligaciones de los Estados en virtud del derecho internacional de derechos humanos deben guiar todos los esfuerzos por diseñar e implementar políticas económicas. La economía debe servir a la gente, no al revés”, dijo Bohoslavsky.

El informe final de la visita se presentará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra en febrero de 2020



Sobre WordPress