Autoridades tailandesas aún no deciden mejor método de rescate de niños atrapados en cueva

  • Publicado sábado 7 julio 2018 | 20:05 GMT -3
  • Asia
  • Enviar

Los doce escolares y su tutor atrapados en una cueva del norte de Tailandia desde hace dos semanas han podido contactar con sus familiares a través de cartas que comparten un mensaje común: “Estamos bien”.

Bangkok, 07 de Julio de 2018.- El posible rescate del equipo de fútbol juvenil atrapado en una cueva de Tailandia sigue en el aire: por un lado ahora se dan las condiciones meteorológicas para intentar sacarlos, pero salir buceando implica riesgos para los niños.

Según dijo hoy a la prensa Narongsak Osotthanakorn, gobernador de la provincia en la que se encuentra la cueva, Chiang Rai, las condiciones son ahora “más apropiadas” en lo que se refiere al nivel del agua y el estado de salud de los chicos. Sin embargo, todavía no se tomó una decisión al respecto, agregó el gobernador, que también está al mando del dispositivo de salvamento.

4 kilómetros adentro de la caverna
El grupo –compuesto por doce niños de entre 11 y 16 años y un adulto de 26– fue encontrado la noche del lunes en una isla de terreno seco 4 kilómetros adentro de la caverna y tras nueve días de intensa búsqueda en la que participaron más de 1.300 personas. Visiblemente delgados, pero en buen estado anímico y de salud, los niños están siendo atendidos en la gruta por una decena de militares, entre ellos un médico y un psicólogo.

Partes de la cueva siguen inundadas a pesar de los esfuerzos de los equipos de salvamento para drenar el agua con bombas industriales. Una de las opciones de rescate es que los niños y adolescentes salgan buceando de la cueva. Sin embargo se trata de una opción arriesgada, ya que el camino hasta la salida pasa por zonas oscuras, otras anegadas y puede durar hasta unas cinco horas. Aun así, los jóvenes ya han recibido las primeras lecciones de buceo para emprender la salida acompañados de un rescatista profesional, aunque algunos ni siquiera saben nadar bien.

Seis horas para llegar hasta ellos
Los rescatistas necesitan unas seis horas para llegar hasta ellos. El viernes un buzo tailandés murió cuando regresaba de colocar bombonas de oxígeno en la cueva por causas que aun se desconocen. Podría ser que la bombona no funcionase correctamente o que se le agotara el oxígeno.
Otra posibilidad es taladrar un agujero de 600 metros en el techo de la cueva y sacar a los muchachos por allí, aunque esa opción todavía está en fase exploratoria.

“Estamos bien”
Por su parte, los doce escolares y su tutor pudieron contactar con sus familiares a través de cartas. Los cuerpos de elite de la marina tailandesa publicaron las misivas en su perfil de Facebook, tras, previsiblemente, portarlas a través los túneles subterráneos parcialmente inundados a lo largo de la cavidad y entregarlas a los familiares.
“No os preocupéis por mi, os echo de menos a todos. Os quiero. Yo estoy bien aquí, mis hermanos los marines me están cuidando”, escribe Mik. “Estoy bien, solo un poco de frío, pero no os preocupéis por mi. No os olvidéis de mi fiesta de cumpleaños”, dice Night, quien cumplió años dentro de la cueva.



Sobre WordPress