Intensos bombardeos dejan el sur de Siria en situación de crisis

Decenas de miles de personas han huido de las bombas. Mientras tanto, varios hospitales de la provincia de Daraa quedaron fuera de servicio.

Damasco, 27 de Junio de 2018.- Los intensos bombardeos en el sur de Siria dejaron fuera de servicio varios hospitales de campaña en la provincia de Daraa, según indicó este miércoles el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Según los activistas, cinco centros de atención médica quedaron sin servicio, algo de lo que también informaron medios opositores informaron de ello.

Esta región fronteriza con Jordania registra desde hace una semana intensos bombardeos. El lunes el Ejército inició una ofensiva para cortar la conexión de la ciudad de Daraa, controlada por insurgentes, con la vecina Jordania, informaron fuentes oficiales.

Los activistas informaron de fuertes ataques aéreos durante la noche y señalaron que en la acción participaron también jets rusos. Moscú es uno de los principales aliados del Gobierno de Damasco en la guerra civil que se libra en el país árabe. Rusia, Estados Unidos y Jordania acordaron hace un año establecer una zona de distensión en Daraa.

Según Naciones Unidas, unos 50.000 civiles huyeron de las bombas. Los activistas indicaron que muchas personas escaparon hacia la frontera con Israel. Los desplazados saben que los cazas no van a bombardear cerca de los Altos del Golán, un territorio sirio ocupado por Israel, de acuerdo con un activista en Daraa.
Jordania, por su parte, ha cerrado su frontera y no quiere asumir más refugiados.

Al menos 20.000 menores desplazados
Como de costumbre, además, los más vulnerables son quienes más sufren. Este mismo miércoles, Unicef advirtió de que al menos 20.000 niños han tenido que abandonar sus hogares por los combates desencadenados en la última semana en esta provincia siria.

La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta H. Fore, demandó a las partes beligerantes que respeten el principio fundamental de la protección de civiles y que “coloquen siempre la seguridad de los niños y su bienestar sobre el resto”. “Los niños y sus familias necesitan comida, higiene, medicinas y protección. Se debe permitir a los que huyen llegar a refugios lejos de las imágenes y sonidos de la guerra”, dijo la representante de Unicef en un comunicado.

Los recientes ataques también han causado la muerte de cuatro niños, heridas a numerosos menores y también han dañado infraestructuras civiles, incluyendo un hospital, “en violación de las leyes humanitarias internacionales”, agregó la nota.

Daraa fue una de las primeras ciudades sirias en las que hubo manifestaciones en 2011 contra el Gobierno del presidente Bashar al Assad. La ciudad y sus alrededores siguen siendo uno de los últimos bastiones insurgentes que quedan en el país.



Sobre WordPress