Partido Conservador británico realiza congreso anual

  • Publicado domingo 30 septiembre 2018 | 16:55 GMT -3
  • Europa
  • Enviar

La primera ministra británica, Theresa May, afirmó que confía en que el “brexit” será un éxito, “independientemente” del resultado de las negociaciones con la Unión Europea (UE), que atraviesan un momento crítico.

Londres, 30 de Septiembre de 2018.- El Partido Conservador británico inicia hoy su congreso anual en Birmingham (Inglaterra) con la intervención de su presidente, Brandon Lewis, y de diversos ministros del Gabinete de la primera ministra, Theresa May. El plato fuerte del evento se espera para el miércoles, cuando May pronunciará la conferencia final en la que el “brexit” tendrá un papel protagonista.

En una entrevista en la cadena pública BBC, la “premier” aseguró que “cree” en un “brexit” que responda al voto de los británicos en el referéndum del 23 de junio de 2016 y, al mismo tiempo, “proteja la unidad del país y los empleos”.

Plan de Chequers
La política conservadora afirmó que es “ambiciosa” con el Reino Unido e insistió en la idoneidad de su plan de Chequers para abandonar el bloque comunitario, pese a que los Veintisiete ya han mostrado su negativa a los puntos clave de esa propuesta. May reconoció en la BBC que los meses finales de las negociaciones con Bruselas van a ser “los más duros”, pero que su Ejecutivo seguirá centrándose en “llegar a un buen acuerdo”.

or su parte, el exministro británico de Relaciones Exteriores Boris Johnson califico hoy, en declaraciones publicadas por el diario The Sunday Times, de “alocados” y “ridículos” los planes de May. “A diferencia de la primera ministra, yo estoy luchando por el ‘brexit'”, dijo Johnston, quien propuso construir un puente gigantesco entre Irlanda y el Reino Unido.

“Brexit” duro
El Partido Conservador está profundamente dividido entre partidarios de un “brexit” duro, como Johnson, y “tories” eurófilos. May propugna crear una zona de libre comercio con la UE para bienes pero no para servicios como los negocios bancarios. También pretende evitar futuros controles aduaneros en la frontera, actualmente invisible, entre Irlanda del Norte, que pertenece al Reino Unido, e Irlanda, que seguirá formando parte de la UE.
En cambio, los defensores de un “brexit” duro piden una ruptura rotunda con la UE. Johnson propone, entre otras ideas, que el Reino Unido y la UE firmen un amplio tratado de libre comercio a imagen y semejanza del acuerdo pactado entre la UE y Canadá.

El “brexit” cuesta 560 millones euros semanales
Por otra parte, según un estudio del Centro para la Reforma Europea (CER), con base en Londres, el “brexit” le cuesta 500 millones de libras (560 millones de euros) a la semana al Reino Unido.

Acorde a los datos revelados por este “think tank” y recogidos por el diario The Guardian, la economía británica es un 2,5 % menor de lo que sería en estos momentos si en el referéndum del 23 de julio de 2016 no hubiera ganado la opción de abandonar la UE.

Las finanzas públicas, prosigue el estudio, se han reducido en 26.000 millones de libras (29.150 millones de euros) al año, lo que equivale a más de la mitad del presupuesto de Defensa del país. Una cantidad que contrasta, según The Guardian, con el “dividendo” de 350 millones de libras (392 millones de euros) que la campaña por la salida del bloque comunitario prometió antes del plebiscito de hace dos años.



Sobre WordPress