ONU pide actuar contra “terrible” condición de vida de rohinyás

  • Publicado lunes 2 julio 2018 | 18:30 GMT -3
  • Asia
  • Enviar

Todavía hay más de 900.000 rohinyás viviendo en campamentos de refugiados en Bangladesh. Según la ONU, sólo se ha cubierto 26 por ciento de los casi 1000 millones de dólares que se necesitan este año para asistirlos.

New York, 02 de Julio de 2018.- El secretario general de la ONU, António Guterres, llamó hoy a actuar contra las “terribles condiciones” que viven los rohinyás en los campamentos de refugiados en el sureste de Bangladesh, una situación provocada en parte por el escaso desembolso de fondos por parte de la comunidad internacional.

“Resulta terrible ver a más de 900.000 personas viviendo en estas terribles condiciones”, remarcó Guterres en una rueda de prensa en el campamento de refugiados de Kutupalong.

Los campamentos en Bangladesh acogen a más de 900.000 rohinyás, entre ellos los alrededor de 700.000 que desde el pasado 25 de agosto cruzaron la frontera para escapar de la represión del Ejército birmano, tras un ataque de un grupo rebelde rohinyá.

Guterres, que finaliza hoy una visita a Bangladesh de dos días acompañado del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, y el alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, recorrió algunas áreas de los masificados campamentos.

Para Guterres, parte de la culpa de esta situación se debe a que toda la “solidaridad” internacional mostrada hacia los rohinyás no se ha visto traducida aún en un apoyo “suficiente” en Bangladesh, ya que “sólo” se ha desembolsado hasta ahora un 26 % de los 1.000 millones de dólares solicitados el pasado marzo.

Además de estos problemas materiales, el secretario general de la ONU recordó la traumática situación en la que se encuentran los rohinyás, tras su huida de la campaña militar contra esta comunidad en el estado de Rakáin, en el oeste de Birmania (Myanmar).

“Es imposible visitar estos campamentos sin que se rompan nuestros corazones con el sufrimiento de los rohinyás, primero escuchando las terribles historias de violencia masiva, asesinatos, violaciones, de torturas, de miles de aldeas incendiadas”, aseguró.

Las autoridades birmanas no reconocen a los rohinyás como un grupo étnico diferenciado, ya que los consideran emigrantes bangladeshíes llegados de manera ilegal a Birmania, por lo que les niegan la ciudadanía y los derechos relacionados.

La presión internacional llevó a Birmania y Bangladesh a firmar un acuerdo el pasado 23 de noviembre para la repatriación de miembros de la minoría rohinyá, por el que los refugiados que llegaron a Bangladesh comenzarían a regresar el 23 de enero.

Sin embargo, meses después de la firma del acuerdo, el proceso formal de repatriación aún no ha comenzado.



Sobre WordPress