Cartas: Colegio Médico llama a descontaminar urgentemente Antofagasta

Antofagasta, 07 de Mayo de 2018.-

Ante el anuncio de las autoridades, respecto del inicio de toma de muestras de sangre y orina a alrededor de 1.500 pacientes de Antofagasta, por parte de personal de la Universidad Católica, para intentar despejar la presencia de metales pesados en la población antofagastina y tras publicarse a nivel internacional, el reciente estudio de expertos de la Universidad de Antofagasta y el Colegio Médico de Chile Regional Antofagasta y su Departamento de Medio Ambiente, que aclara el origen del polvo metálico presente en la ciudad proveniente del puerto local, nuestra institución desea solicitar públicamente a las autoridades, hacer todos los esfuerzos para descontaminar Antofagasta de manera urgente.

Por lo anterior y para poner la grave situación de contaminación de Antofagasta en contexto, el Colegio Médico de Chile y su Regional Antofagasta, desea manifestar públicamente, los siguientes antecedentes:

1.- La Excelentísima Corte Suprema determinó que Antofagasta Terminal Internacional (ATI), contaminó con polvo de concentrado 17 cuadras del centro de Antofagasta, alrededor del puerto, razón por la que dicha empresa tenía la obligación judicial de limpiar esa zona, según dictamen del máximo tribunal Rol: 88.948-16 del 6 de diciembre de 2017, con resolución cúmplase del 15 de diciembre de 2017 del Tribunal Ambiental de Santiago, rol de reclamación 76-2015. Dicho dictamen redujo la multa asignada a la empresa, sin embargo mantuvo taxativamente la obligación de limpieza de la extensa zona contaminada en Antofagasta.

2.- Que la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), a la fecha, aún no ha dado a conocer oficialmente al Colegio Médico de Chile y la opinión pública afectada, si el informe de la supuesta limpieza realizada por ATI, cumple o no las expectativas y protocolos de descontaminación, que aseguren completamente la salud de la población. En este caso, resulta necesario ,que se aclare si dicha limpieza a juicio de la SMA fue bien o mal realizada, el día que se efectuó y dónde se depositaron los concentrados aspirados de la vía pública de Antofagasta, procedimiento, que de no ser cumplido a cabalidad, por dicha compañía, arriesga el no cumplimiento de una orden judicial y todo lo que ello conlleva, y en el menor de los casos, la repetición de dicho procedimiento.

3.- Que diversos vecinos del sector portuario de Antofagasta, aseguran que dicha limpieza no fue realizada, o que fue efectuada incorrectamente, lo que se suma a la nula información de dicho procedimiento, que incluso no fue informado a la Seremi de Medio Ambiente y menos a la población, que ante la permanencia del polvo contaminante en sus viviendas y calles, ve con preocupación la permanencia de la contaminación, que se traduce en un riesgo, principalmente ante su eventual presencia en establecimientos educacionales del centro de la ciudad.

4.- Que debemos recordar, que en 2014, el Instituto de Salud Pública (ISP), evacuó un informe confirmando la presencia de polimetales en el borde costero de Antofagasta, detectada por el Departamento de Medio Ambiente del Colegio Médico de Chile y el Regional Antofagasta de dicha institución, cuyas muestras fueron analizadas y confirmadas en el Centro Nacional del Medio Ambiente (CENMA) en el caso del Colegio Médico y en los laboratorios del ISP, en el caso de dicho organismo gubernamental.

5.- Que la propia Subsecretaría de Salud Pública, a través de la Seremi de Salud de Antofagasta, dictó y publicó en el Diario Oficial, la Resolución 2.599 del 28 de julio de 2010, que establece que el tránsito de concentrado de plomo y zinc (bolivianos) por Antofagasta, deberá realizarse en contenedores herméticamente sellados, desde Portezuelo al puerto local, lo que debe ser fiscalizado por el Departamento de Acción Sanitaria de la Seremi de Salud de Antofagasta, lo que de no cumplirse arriesga un notable abandono de deberes.

6.- Que entre las conclusiones del informe final, aprobado por la Comisión de la Cámara de Diputados, el 24 de marzo 2016, referida a la contaminación de Antofagasta, quedó de manifiesto una responsabilidad estatal en la grave problemática de contaminación que vive la ciudad, razón porque siguen sin cumplirse los compromisos de las autoridades, respecto de la eliminación de camiones encarpados como método de transporte de concentrados, la elaboración de una Ley de Polimetales para todo el país y la reparación en la salud de las personas.

7.- Queremos resaltar, que según determinó la propia comisión investigadora de la Cámara de Diputados en 2016, respecto de la contaminación de Antofagasta, esta considera diversos factores, como son las elevadas cifras de arsénico en el agua potable, consumida entre 1958 y 1970, problemática que recién fue resuelta a rangos normales de nivel internacional en 2003, con la entrada en operaciones de la primera planta desaladora de la sanitaria local, cuyo procedimiento debe seguirse ampliando en su capacidad y cobertura.

8.- Que a lo mismo, se suman las diversas contingencias ambientales posteriores que agravaron la contaminación en Antofagasta, como fueron: la Crisis de Plomo de 1998, oportunidad en que Antofagasta fue decretada zona de catástrofe ambiental y sanitaria mediante el decreto 189 del 1 de marzo de 1998, dictado por el ex Presidente Eduardo Frei Ruiz Tagle. La contaminación de 2006 de la llamada Ruta del Plomo, de Portezuelo al puerto de Antofagasta, nuevamente con concentrados de plomo y zinc bolivianos, acreditada mediante un estudio de 2006 de la Seremi de Salud de Antofagasta. La contaminación costera de 16 kilómetros, con Fuel Oil Nº6, tras el accidente del barco chino Eider en la playa Las Petroleras, el 31 de octubre de 2005. La reciente contaminación por gas sulfhídrico, detectada en el barrio industrial por emanaciones procedentes de la planta de aguas servidas (con sendos sumarios sanitarios y de la SISS para las empresas involucradas), que dio paso al traslado de los alumnos del Liceo Industrial y el personal y pacientes del Cesfam Rendic. La saturación por MP10 en La Negra y la actual ruta de contaminación de los concentrados mineros rumbo al galpón de ATI, en pleno centro portuario de Antofagasta, descubierta en 2014 y confirmada por el ISP ese año, que hasta el día de hoy afecta a los habitantes de la ciudad. Recordemos que el perfil epidemiológico de los pacientes de la región de Antofagasta, dice relación con una mayor predisposición a cáncer, lo que fue considerado en el informe de la Comisión de la Cámara de Diputados en 2016.

9.- Que en abril de 2018, tomamos conocimiento de la permanente saturación por material particulado del Barrio Industrial La Negra de Antofagasta, con ocasión de la mesa de trabajo para la confección del nuevo plano regulador de la ciudad, aspecto confirmado por las autoridades ambientales, lo que da cuenta del fracaso del Plan de Calidad de Aire de ese sector y el pésimo estado del inventario de emisiones en ese lugar. Dicha instancia de modificación del plano regulador, enfrenta como desafío la contaminación que daña por los cuatros costados a Antofagasta: saturación del sector La Negra por el sur, colapso del basural La Chimba por el norte, las emisiones polimetálicas procedentes del puerto en la zona centro de Antofagasta y la resuspensión de polvo contaminado de la columna vertebral logitudinal del ferrocarril.

10.- Dicha saturación de sustancias tóxicas, también se presentan en el subsuelo del barrio industrial, situado sobre la Playa Las Petroleras, afectada por históricos derrames de combustible, a sólo unas cuadras donde se descargan aguas servidas al mar, a través del fallido emisario submarino y todo ello a unas cuantas cuadras de donde se ubica nuestro nuevo hospital de Antofagasta.

11.- También, lamentamos informar, que la saturada zona del barrio industrial La Negra, ya posee un campamento en crecimiento exponencial, con aproximadamente 250 familias viviendo en ese sector sujeto a contaminación, lugar al que también miles de trabajadores asisten diariamente a laborar en dicha zona, cuya salud debe ser protegida y atendida en sus necesidades de salud, educación y vivienda, por los departamentos sociales de la Intendencia y Municipalidad de Antofagasta.

12.- Que por lo mismo, se requiere seguir avanzando en la descontaminación, urbanización y pavimentación, de toda la zona de la antigua Fundición de Ruinas de Huanchaca, en el sector sur de la ciudad, espacio urbano se ha ido remediando, de acuerdo al crecimiento de ese sector, oportunidad en que como Colegio Médico, mostramos nuestra conformidad por la construcción del Casino, mediante un trabajo de “encoframiento” del suelo, para la construcción de dicha infraestructura turística, lo que las empresas cumplieron a cabalidad.

13.- Por lo mismo, queremos destacar, que aún esperamos que la firma Ferrocarril Antofagasta a Bolivia (FCAB), cumpla el compromiso de pavimentar, arborizar y mejorar su zona operacional de patios de ferrocarril, tanto en su estación principal, entre las calles Bolívar y Zenteno, como también en todo el tendido férreo en la ciudad, como una muestra más de su compromiso con la comunidad. Recordemos que ese espacio a metros de la Plaza Colón y frente a los nuevos tribunales, debe ser descontaminando y pavimentando, intensificando también su arborización. Fuimos informados, que la citada empresa, ya está realizando los primeros esfuerzos para arborizar su tendido de ferrocarril en el sector norte de la ciudad y esperamos que esa tarea se amplíe cuanto antes hacia el sector centro de Antofagasta, dado que en los antiguos suelos de tierra cercanos a dicha estación, también se depositaron en el pasado acopios de diversos metales pesados peligrosos para la salud, terreno situado hoy frente al nuevo barrio judicial, que se extiende en el inicio de calle Iquique, en pleno centro de Antofagasta.

14.- De igual forma, confiamos que la diputada Paulina Núñez y el nuevo gobierno, harán todas la gestiones restantes, para retomar prontamente en el Senado, el proyecto aprobado en la Cámara de Diputados, para contar con un transporte hermético de camiones con concentrados para la mediana y gran minería de la región, cuyo primer trámite fue aprobado unánimemente y apoyado en su tramitación por el Colegio Médico de Chile.

15.- De igual manera, como gremio médico, por su proximidad al nuevo hospital de Antofagasta, vemos con preocupación los innumerables focos de contaminación presente en el sector del antiguo barrio industrial, que tras la inauguración del nuevo recinto médico se transforma en una zona hospitalaria pendiente de normalización, en el extremo centro norte de la ciudad. Ese espacio urbano se ve afectado por el paso de trenes con minerales, la contaminación con combustibles, tanto en suelo, como en el borde costero contiguo en la Playa Las Petroleras, la nula salida de estanques de combustible del radio urbano, que debieron partir de la ciudad en 2006, las insuficientes operaciones de la planta de aguas servidas, que esperamos salga de Antofagasta, dándose paso a la construcción de una nueva planta, que sí sea capaz de hacerse cargo del tratamiento total. Cabe destacar, que según informes de la SISS y de la autoridad sanitaria, la actual planta resulta absolutamente insuficiente, por lo que evacúa diariamente al mar 1.250 litros por segundo de aguas servidas, con un mero pre tratamiento, por un emisario que sigue presentando problemas de funcionamiento, lo que consta en sendos sumarios.

16.- Ante la problemática ambiental en La Chimba, hacemos un urgente llamado, a la Municipalidad de Antofagasta, al Gobierno Regional y todas las autoridades intervinientes, a realizar todos los esfuerzos de trabajo en equipo, para el cierre definitivo del basural y la pronta entrada en operaciones del Vertedero Chaqueta Blanca, asegurando en todo momento la salud de la población. Lo anterior, debe sumarse a un intenso plan de descontaminación y recuperación de la actual zona del basural de la ciudad, y un trabajo conjunto con las empresas del sector industrial, minero y automotriz, para eliminar de raíz el ingreso de neumáticos y las quemas en el basural.

17.- Del mismo modo, tal como dijimos al comienzo, queremos destacar, el estudio multidisciplinario realizado por el Departamento de Medio Ambiente del Colegio Médico de Chile, del Regional Antofagasta del gremio médico y expertos en ciencias de la Universidad de Antofagasta, que vienen nuevamente a confirmar el origen de la contaminación por concentrados proveniente del puerto local.

18.- Los efectos de todas estas fuentes de contaminación en Antofagasta, ya son visibles a nivel sanitario, según consta en el Informe de Estadísticas Vitales 2015, en los informes de la Mesa del Cáncer y en las graves cifras de nuevos casos anuales de cáncer en el Centro Oncológico y Clínica Bupa, lo que da cuenta que Antofagasta es la zona del país con mayor prevalencia de cáncer y muertes por tumores malignos, con más de 840 fallecidos, sólo en 2015 en la región.

19.- Que por esta razón, la Agrupación Nacional de Médicos Generales de Zona (MGZ), en conjunto con el Colegio Médico de Chile, realizaremos en Antofagasta, los días 17, 18 y 19 de mayo próximo, el XXVII Congreso Nacional de los MGZ, en Hotel Enjoy de Antofagasta, con la participación de los más destacados médicos investigadores del país en materia de toxicología y oncología, con el objetivo de analizar las implicancias de las altas cifras de cáncer y la contaminación en la población de la Región de Antofagasta.

20.- Finalmente, por todo lo anterior, insistimos a las autoridades, en la urgente necesidad de un plan de descontaminación en Antofagasta, controles efectivos a las fuentes y pasivos, mediante una amplia red de monitoreo ambiental con validez poblacional, con información en línea a la población, lo que debe ir de la mano con un urgente plan de limpieza de la zona sujeta a contaminación y de una política sanitaria activa, tendiente a detener la fuente que la genera.

21.- Por lo mismo, insistimos en la urgente y necesaria respuesta que requerimos del Gobierno, dada la petición de nulidad administrativa, solicitada por el Colegio Médico de Chile, ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), al término del anterior gobierno, respecto del acopio de concentrados polimetálicos en el puerto de Antofagasta, proyecto que ha mostrado un prontuario de incumplimientos de sus obligaciones. La respuesta oficial a dicho trámite resulta vital, para poder acudir como Colegio Médico de Chile ante el Tribunal Ambiental de Antofagasta, dada la falta de la voluntad política mostrada por las autoridades de gobiernos de distinto signo, para poner fin a las operaciones con metales pesados en pleno corazón de Antofagasta, protegiendo de esa manera la salud de los antofagastinos.

22.- Es así que también, como Colegio Médico de Chile, calificamos también como muy urgente, la implementación de una nueva Ley Especial de Cáncer (Auge Regional) para Antofagasta, la que debe ir acompañada de una campaña estatal en medios de comunicación y redes sociales, que esperamos que el CORE apoye económicamente, para intensificar el combate al cáncer y la ampliación de un trabajo educativo conjunto, al que todos los ciudadanos deben sumarse.

23.- No podemos permitir, que los antofagastinos y los demás habitantes de la región, enfermos de cáncer, sigan sufriendo penurias económicas, para costear sus tratamientos y que la problemática de la contaminación, establecida claramente en un dictamen del máximo tribunal del país y las negras cifras oficiales de cáncer y nuestros pacientes afectados y sus familias, sigan siendo invisibilizados, negados, o tratados como si fueran un mito, ante las horrenda realidad irrefutable de las estadísticas de fallecidos y enfermos de cáncer, publicadas por el INE, en base al información oficial del Ministerio de Salud y nuestros colegas médicos.

Dr. Aliro Bolados Castillo
Presidente
Consejo Regional Antofagasta
Colegio Médico de Chile



Sobre WordPress