Recurso: CeDePesca solicita un plan de recuperación que integre los datos reales de la pesquería de merluza común

Avanzar en la incorporación de las estimaciones de capturas no reportadas en la toma de decisiones de administración en merluza común, así como la aprobación del proyecto de Ley de Modernización del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, son acciones clave para el Centro de Desarrollo y Pesca Sustentable (CeDePesca) “si realmente se quiere lograr la recuperación de esta pesquería en un plazo razonable” asegura Ernesto Godelman, presidente de CeDePesca.

Valparaíso, 17 de Abril de 2018.- CeDePesca ha coordinado el proyecto de “Mejoras de la pesquería de merluza común chilena (Merluccius gayi gayi)” desde el año 2009, enfocándose en superar debilidades en los procesos de investigación y gestión de la pesquería. Durante un trabajo de campo realizado en caletas entre la V y VIII regiones CeDePesca estimó que la captura total mínima de merluza común asciende a 48.296 toneladas, lo que correspondería al conjunto de los desembarques legales y a la pesca no reportada. Estos valores duplican la cuota autorizada de captura.

En dicho estudio, CeDePesca recomendó que las estimaciones de captura no reportada se incluyan en las evaluaciones de stock, y en las sugerencias de captura total permisible. Esta incorporación posibilitará que la captura legal sea mayor, pero menor a la real actual, creando las condiciones para terminar con la pesca no reportada y para la recuperación del stock.

Ernesto Godelman, presidente de CeDePesca y uno de los autores de dicho trabajo, indica que “en la última evaluación de stock realizada por IFOP se tomaron en cuenta dichas estimaciones, y se definió que para una recuperación del stock una opción podría ser una captura biológicamente aceptable de entre 34 y 40 mil toneladas”.

Claudio Barrientos biólogo marino de CeDePesca Chile, coordinador del proyecto de mejoras de la pesquería de merluza común, subrayó que “esta nueva cuota debería ser acompañada con una mejora drástica en la fiscalización para minimizar la pesca no reportada, por lo cual es de suma importancia que el proyecto de fortalecimiento del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura se concrete este año”.

En este mismo contexto, el profesor adjunto de la Escuela de Ciencias del Mar de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Dante Queirolo, sostiene que “para nadie es un misterio que hacer recomendaciones científicas sin tener toda la información es jugar una apuesta difícil. En estricto rigor, sabemos que la merluza común está en una condición delicada, pero sin saber la mortalidad total. En temas de pesca ilegal, las ONGs y el Sernapesca han hecho un enorme trabajo, pero si no se incorporan los datos en la modelación es difícil”.

Del mismo modo, Queirolo sostuvo que no hay muchos incentivos para la recuperación. Hay un enfermo y lo administramos como si estuviera sano. Para su recuperación cualquier medida ayuda, como por ejemplo mejorar la selectividad de pesca, pero si no disminuye la pesca ilegal es muy complicado ver resultados a corto plazo”.

En resumen, destaca Barrientos, se trata de establecer una captura máxima realista que permita legalizar desembarques actualmente ilegales, y posibilite la recuperación del recurso en seis años, y, al mismo tiempo, se debe combatir con la máxima energía la pesca no reportada.



Sobre WordPress