Arqueólogos descubren muro de casi 4.000 años de la civilización Caral

Este enigmático muro muestra unas fantásticas figuras que, según la hipótesis de la arqueóloga Ruth Shady, expondrían el fin de un periodo de sequía que habría sumido en hambruna a esa antigua civilización.Lima, 17 de Agosto de 2018.- Un nuevo muro con relieves de unos 3.800 años de antigüedad fue descubierto en las ruinas de Vichama, una de las ciudades de la civilización Caral, considerada la más antigua de América, declaró este jueves la arqueóloga Ruth Shady, directora de las excavaciones y descubridora de esta cultura.

La escena del muro presenta cuatro cabezas humanas de ojos cerrados, una al lado de la otra, y dos serpientes que se desplazan entre ellas hasta desembocar en una quinta cabeza no humana que representaría una semilla antropomórfica, de la que salen cinco varillas verticales hincadas en la tierra. Estos relieves simbolizarían la fertilización de la tierra, pues las serpientes representan a una deidad vinculada al agua que se filtra en la tierra y hace germinar a la semilla, según la hipótesis de Shady. Igualmente, marcarían el final de un período de sequía y hambruna que atravesó esta sociedad y que se plasmó en los relieves de otros muros descubiertos anteriormente en la misma ciudad, donde se pueden apreciar figuras humanas raquíticas. Este nuevo descubrimiento refuerza el planteamiento de plasmar en la memoria colectiva las dificultades a las que se vio expuesta la sociedad debido al cambio climático y a la escasez del agua, la cual causó fuertes afectaciones a la productividad agrícola.

Acerca de la ubicación y diámetro del muro
El muro, hecho de adobe, se encuentra en uno de los edificios de Vichama, la ciudad pesquera de Caral, la civilización más antigua de América conocida hasta ahora, surgida hace unos 5.000 años en el valle de Supe, a unos 180 kilómetros al norte de Lima. Se encuentra en la antesala del salón ceremonial, principal ambiente de este edificio público cuya orientación fue construida hacia los campos de cultivo del valle de Huaura. La construcción llegó a alcanzar un área de 874 metros cuadrados y fue remodelada continuamente con recintos de ventanas escalonadas y una plaza circular hundida, que fue enterrada.



Sobre WordPress