Analizan supuestas imágenes de la muerte de los periodistas ecuatorianos secuestrados

Lenín Moreno regresó desde Lima, donde iba a participar en la Cumbre de las Américas. Las fotografías, según un primer análisis, “no son concluyentes”, por lo que siguen las investigaciones dice su ministro del Interior.

Quito, 12 de Abril de 2018.- “Noticias RCN informa que en la tarde de hoy ha recibido fotografías que corresponderían a los cuerpos de los tres periodistas ecuatorianos secuestrados. Las hemos remitido a través de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) y Fundamedios a autoridades colombianas y ecuatorianas para su pronunciamiento”, informó a través de las redes sociales la cadena colombiana este jueves (12.04.2018). Los tres periodistas ecuatorianos fueron secuestrados hace dos semanas por disidencias de las FARC en una zona fronteriza.

La Fundación Para la Libertad de Prensa le entregó, efectivamente, al vicepresidente colombiano, Óscar Naranjo, unas fotografías en las que aparentemente se ven los cuerpos de los tres ecuatorianos del diario El Comercio. Naranjo, antiguo director policial, “respondió que se está dando trámite para hacer las verificaciones correspondientes y para establecer contacto con las autoridades ecuatorianas”. El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, abandonó Lima, donde iba a participar en la Cumbre de las Américas, con destino a Quito tras conocer la noticia.

Su ministro del Interior, César Navas, dijo posteriormente en una rueda de prensa que, tras los primeros exámenes de las fotografías, se continuará con las investigaciones porque las imágenes “no son concluyentes”.
El equipo de prensa, conformado por el periodista Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, fue secuestrado el pasado 26 de marzo en la zona de Mataje, en la provincia de Esmeraldas (noroeste). La noticia se dio a conocer al día siguiente. El hecho es atribuido a las disidencias de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), que siguen las órdenes de un hombre de nacionalidad ecuatoriana que se hace llamar “Guacho”.

El frente “Oliver Sinisterra” de esa disidencia emitió en su momento pruebas de supervivencia de los secuestrados, y exigía que, a cambio de su liberación, las autoridades ecuatorianas dejaran ir a varios miembros de ese grupo que habían sido capturados en ese país. Luego, en un comunicado que llevaba la firma del grupo, acusado por las autoridades colombianas de estar dedicado al narcotráfico y la extorsión, se señaló que los tres ecuatorianos habían muerto en medio de un desembarco de tropas que intentaban rescatarlos.



Sobre WordPress