Araucanía: Tribunal de Juicio Oral de Temuco condena a 4 años de presidio efectivo a autor del delito de secuestro en Padre Las Casas

  • Publicado miércoles 13 diciembre 2017 | 9:26 GMT -3
  • Regiones
  • Enviar

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Temuco condenó a Teodoro Luis Masferrer Lazarraga a la pena de 4 años de presidio efectivo, en calidad de autor del delito consumado de secuestro. Ilícito perpetrado en la comuna de Padre Las Casas, en noviembre de 2013.

Temuco, 13 de Diciembre de 2017.- En fallo unánime, el tribunal –integrado por los magistrados Rocío Pinilla Dabbadie (presidenta), José Ignacio Rau Atria (redactor) y Juan Santana Soto– condenó, además, a los coautores del delito: Verónica Angélica Acuña Riquelme, Félix Evaloy Moncada Cofré y Patricio Edgardo Arévalo Navarro a 3 años y un día de presidio, con el beneficio de la libertad vigilada intensiva por igual lapso; y a Héctor Octavio Santana Carmona a 541 días de presidio, con el beneficio de la de remisión condicional de la pena por el término de 2 años.

Asimismo, aplicó a todos los condenados las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos, y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas de los cinco sentenciados para determinar sus respectivas huellas genéticas e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

Fallo que dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que alrededor del mediodía del el 22 de noviembre de 2013, “VERÓNICA ANGÉLICA ACUÑA RIQUELME, concertada para la ejecución de estos delitos con los demás participes, llamó por teléfono a la víctima de estos hechos de iniciales P.S.C.P. con quien ya había hablado en varias oportunidades anteriores, haciéndose pasar por «Francisca», con la finalidad que la víctima le ubicara un campo para ella y su familia, en su condición de corredor de propiedades
informal para la Conadi”.

Resolución que agrega: “En definitiva, acordaron reunirse en un predio del sector Truf-Truf de la comuna de Padre las Casas alrededor de las 17:00 horas de aquel mismo día. De acuerdo a lo acordado, la víctima se desplazó en el vehículo Mazda 3, de propiedad de su hija, hasta el mencionado lugar, donde esperaba la acusada VERÓNICA ACUÑA, haciéndose pasar por «Francisca», acompañada del acusado HÉCTOR SANTANA CARMONA, señalándole a la víctima que juntos le iban a mostrar el campo y que debían avanzar hasta la casa del predio. Se subieron al automóvil de la víctima, avanzaron algunos metros y se encontraron con un puente que no permita el paso de vehículos, por lo que debían descender y seguir caminando hasta la supuesta casa. Sin embargo, pasado unos metros del puente los esperaban los acusados PATRICIO ARÉVALO, FÉLIX MONDACA y TEODORO MASFERRER, los que se ocultaban detrás de unos matorrales, saliendo a interceptar a la víctima, mientras VERÓNICA ACUÑA siguió caminando, alejándose”.

“Por su parte –continúa–, HÉCTOR SANTANA se sumó al resto de los imputados, quienes retuvieron a la víctima, comenzando PATRICIO ARÉVALO a exigirle la entrega de dinero y llevándolo los imputados hasta el lugar donde se encontraba el vehículo en que habría llegado, subiéndolo al asiento trasero del mismo, donde le amarraron las piernas con un cordel y las manos con un cinturón, subiendo Teodoro Masferrer como conductor, mientras Héctor Santana se va junto a la víctima en los asientos traseros. Después se les une el automóvil Nissan modelo Qashqai de propiedad de Arévalo, conducido por este, mientras Félix Moncada desciende del mismo, continuando solo Arévalo en su vehículo, y se dirigen hacia el sur, mientras cubrían la cabeza de la víctima con una frazada que se encontraba en su interior, llegando hasta un servicentro COPEC donde cargaron combustible, momento en el cual logra zafarse de las ataduras de sus manos”.

“Después de un rato, llegan al peaje de la carretera existente en el sector de Quepe, donde los vehículos deben esperar para traspasar las barreras del peaje, oportunidad que aprovecha la víctima para sacarse la frazada que lo cubría, abrir la puerta del vehículo y lanzarse hacia afuera con sus piernas atadas, comenzando a gritar, solicitando auxilio y manifestando que lo habían secuestrado, siendo auxiliado por personal del peaje. Pese a los intentos de sus captores de devolverlo al auto, no logran su objetivo y se dan a la fuga”, concluye.



Sobre WordPress