País: Diputados presentan proyecto que permite el cultivo de cannabis para fines medicinales

  • Publicado Miércoles 12 Julio 2017 | 19:54 GMT -3
  • Salud
  • Enviar
La moción parlamentaria modifica el Código Sanitario incorporando dos nuevos artículos y fue respaldada además por las diputadas Marcela Hernando (PR), Daniella Cicardini (PS), Denise Pascal (PS), Maya Fernández (PS), Loreto Carvajal (PPD); y los diputados Guillermo Teillier (PC), Víctor Torres (DC), y Daniel Melo (PS).  
Valparaíso, 12 de Julio de 2017.- Esta tarde la diputada Karol Cariola acompañada del diputado Juan Luis Castro presentaron una moción parlamentaria que permite el cultivo de cannabis para el tratamiento de enfermedades que así lo requieran, previa orden médica que lo determine. Esto, luego del frustrado intento por avanzar en la discusión de la despenalización del autocultivo tanto para fines medicinales como recreativos, mediante un proyecto de ley que luego de su aprobación inicial, no contó con el apoyo del Ejecutivo ni del total de la comisión.
La presidenta de la Comisión de Salud, diputada Cariola, explicó que “tomamos una decisión que es cruda, nos hubiese gustado avanzar mucho más con un proyecto que hacía no solo referencia al uso medicinal sino que también al uso recreativo y a otras regulaciones relativas a la cannabis. Lamentablemente, las trabas que se pusieron en el camino no nos pueden hacer seguir esperando para que los niños, las madres, y sobretodo para aquellas personas que hoy  utilizan la cannabis con fines medicinales, no lo puedan hacer y tengan que seguir arriesgándose todos los días a la persecución legal a partir de una ley 20.000 que no da abasto ni está a la altura de esta necesidad”.
La representante de Recoleta e Independencia explicó que la nueva propuesta busca “resguardar el derecho de las madres y de las personas que hoy día padecen de alguna patología, la posibilidad de cultivar cannabis y utilizarlo con fines medicinales, a través de una modificación del Código Sanitario que permite que los profesionales de la salud que hoy día ya están entregando como prescripción la cannabis para el uso medicinal de distintas patologías, lo puedan seguir haciendo y que ese sea el único respaldo necesario para que las familias puedan cultivar”.
En la misma línea, el diputado Juan Luis Castro manifestó su descontento respecto de la tramitación del proyecto inicial, discusión donde “ los sectores mas conservadores del parlamento han puesto trabas al debate y han ido desdibujando el proyecto. Tenemos la convicción que la marihuana tiene un efecto terapéutico”.
Castro agregó que “estamos pidiendo que cualquier profesional de la salud pueda prescribir marihuana en cualquiera de sus fórmulas y pueda despachar esta receta con tranquilidad a los pacientes aquejados de diversas patologías. Esta ley corta llega al propósito final que queremos, vale decir, consagrar de una vez por todas que la cannabis tiene propiedades médicas”.
El proyecto además establece que los municipios podrán gestionar de forma directa, mediante el SAG, las solicitudes correspondientes a cultivos comunitarios, motivo por el que el alcalde de Quilicura, Juan Carrasco, participó de la presentación de esta iniciativa valorando el corazón del proyecto. “Esta implementación nos va a permitir poder brindar un servicio de manera directa, abierta y clara en torno a una necesidad propia de todos nuestros vecinos. De verdad es una necesidad expresada en muchos municipios, hoy no tenemos esa opción de brindar ese espacio ni mejoramiento y esta ley nos viene a facultar la posibilidad de que los municipios tengamos un real aporte a la salud pública de nuestro país”, sostuvo.
En la oportunidad, la presidenta de la organización Mamá Cultiva, Paulina Bobadilla, agradeció el constante apoyo y respaldo recibido por parte de la diputada Cariola y el alcalde Carrasco y dijo que como agrupación de madres “queremos protección del Estado, no podemos seguir viviendo con el miedo a que nos quiten la medicina de nuestros hijos. Lo único que buscamos nosotras al cultivar es  poder vivir mejor, ese es nuestro derecho.  Encontramos en el cannabis algo que la medicina tradicional no nos entregó y cada día corremos el riesgo de que las policías nos arrebaten nuestra medicina. Pedimos a todos los sectores que nos apoyen de una vez por todas, porque lo único que buscamos es una mejor calidad de vida”.
Bobadilla, cuya hija padece de epilepsia refractaria, hizo un llamado a los parlamentarios a avanzar en esta materia y apoyar la iniciativa.  “Mi hija usaba seis anticonvulsivos, no tenía calidad de vida, nos golpeaba, se golpeaba, seguía con convulsiones y en el cannabis encontramos un alivio (…) Cada día son más las madres con hijos con enfermedades severas, que son abandonadas por sus maridos porque ya no soportan llevar estas cargas, y somos nosotras las que seguimos luchando porque si nuestros hijos no pueden hablar, no pueden caminar, nosotras si podemos defender sus derechos. Pedimos a los legisladores que apoyen esta nueva ley, simplemente no podemos seguir esperando”.
Por su parte, la directora ejecutiva de Fundación Daya, Ana María Gazmuri, quien ha sido una de las principales impulsoras desde la sociedad civil por la despenalización del autocultivo de cannabis para fines medicinales y recreativos, fue crítica respecto a la tramitación del proyecto que modificaba la ley 20.000 y si bien mostró su disconformidad ante el nulo avance de esa iniciativa, valoró el nuevo proyecto de ley y recordó que semanalmente son 200 pacientes nuevos los que llegan a su organización en busca de ayuda para sus tratamientos médicos.
“Sin duda hubiésemos querido que se avanzara con el proyecto original de modificación a la ley 20.000 que buscaba generar una regulación en todos los aspectos del cannabis. Pero frente a esta indolencia y a un Estado ausente de comprometerse realmente con las necesidades de los ciudadanos, pensamos que esta modificación al menos garantiza que se termine con la persecución y criminalización de los usuarios medicinales”, sostuvo.
La otrora actriz agregó que la nueva moción “va en la dirección de garantizar que una prescripción médica sea prueba suficiente de que ese cultivo está destinado a un uso medicinal y cesar así de esta grave vulneración de derechos que afecta principalmente a niños con severas enfermedades neurológicas y también a muchos adultos mayores,  a pacientes oncológicos y de diversas patologías de difícil manejo”.


Sobre WordPress