Opinión: El Programa de Gobierno no es suficiente, por Ena Von Baer

Por Ena Von Baer, senadora por la Región de Los Ríos

 

Ena Von Baer 0305En los últimos 30 años los chilenos hemos construido con el esfuerzo de todos un país mucho mejor que el del pasado. Antes que cayera el muro de Berlín, y que el comunismo se desintegrara en la evidencia de su fracaso, los chilenos tomamos el camino de la libertad económica, del emprendimiento como base de nuestro desarrollo. Luego el gobierno del Presidente Aylwin sorprendió cuando mantuvo el rumbo, iniciando una etapa basada en los acuerdos políticos, que en lo fundamental, siguieron todos sus sucesores independientemente del partido político al que pertenecieran.

El modelo de desarrollo produjo un cambio profundo en nuestra sociedad, tan rápido y nuevo, que no fue comprendido por los partidos políticos. Los políticos no supieron cómo responder a este nuevo Chile de Clase Media, cuyos desafíos son completamente distintos a los que tuvimos en épocas anteriores.

En este contexto algunos líderes de la Concertación y del Partido Comunista, postularon que los chilenos no estábamos de acuerdo con el modelo de desarrollo que habíamos construido y que era preciso modificarlo desde sus bases. Por su parte, la coalición política de centro derecha no fue capaz de articular un proyecto político que se hiciera cargo del cambio social que se había producido en el país, más allá de insistir en las políticas que se venían aplicando durante las últimas décadas.

Es evidente que tanto el diagnóstico de la Nueva Mayoría como las políticas públicas que se diseñaron a partir de él están equivocados y son rechazados por la ciudadanía. En este año donde el país debe tomar una decisión crucial respecto a su futuro la Unión Demócrata Independiente plantea más que una lista de medidas para el próximo gobierno, un proyecto político que se haga cargo de los desafíos del nuevo Chile.

Estamos convencidos que interpretamos a la inmensa mayoría de los chilenos que no quieren “otro modelo”, sino quieren mejorar “nuestro modelo”, que es mucho más que la economía de libre mercado a lo que tantos han tratado de reducirlo. En esta nueva etapa no es suficiente que aumente el ingreso de las familias, el crecimiento económico debe traducirse en una mejor calidad de vida.

Es nuestra responsabilidad, la de todos los chilenos, introducir los cambios necesarios no para destruir lo que hemos logrado, sino que para consolidar el Chile de clase Media, y para lograr realmente una mejor calidad de vida para todos: el desarrollo con justicia.



Sobre WordPress