Espacio: Agencia Espacial Europea ayuda al transporte marítimo para que sea más limpio y rápido

Alrededor del 90% del comercio mundial recurre al transporte por mar, por lo que garantizar que un barco siga la ruta más rápida presenta ventajas económicas evidentes. Al combinar las mediciones de distintos satélites, la ESA ofrece información clave sobre corrientes oceánicas, lo que no solo aumenta la eficiencia del transporte por barco, sino que también contribuye a reducir las emisiones de dióxido de carbono.

 

Containern Ship 1604París, 16 de Abril de 2017.- Las compañías navieras realizan previsiones de las corrientes hasta una profundidad de 15 m para calcular las rutas más favorables para sus naves y evitar aquellas que podrían provocarles problemas.

La fiabilidad de las previsiones es clave para garantizar la llegada a tiempo de los productos y el mínimo consumo de combustible. El problema es que estas previsiones no siempre son precisas.

Al combinar mediciones como la altura de la superficie marina, la temperatura, los vientos y la gravedad, realizadas por satélite, con otras efectuadas in situ, se puede obtener una visión única de la circulación en la superficie oceánica.

El proyecto Globcurrent de la ESA ha fusionado las distintas mediciones para generar una imagen de las corrientes marítimas diarias durante los últimos 24 años. Las navieras pueden usar esta información para comprender las características generales de la circulación superficial en determinadas regiones.

Así, a partir de Globcurrent se podría obtener un producto de datos en tiempo casi real que permitiría elegir la previsión más fiable para un momento y lugar determinados.

Por este motivo, una serie de oceanógrafos se unieron a CGM-CMA, una compañía naviera de escala mundial, para optimizar las rutas con datos de Globcurrent.

Fabrice Collard, de Ocean Data Laboratory, lo explica así: “La falta de confianza en los modelos de circulación oceánica ha dificultado la organización del tráfico marítimo”.

“En la actualidad, Globcurrent puede ayudar a evaluar qué previsiones son las más fiables para un área local determinada. Así, las navieras pueden elegir una ruta en particular aprovechando las corrientes más favorables”.

Patrice Bara, de CGM-CMA, subraya: “Reducir el consumo de combustible de los buques contenedores es un reto clave, especialmente con vistas a reducir las emisiones que contribuyen al calentamiento global”.

“Según nuestra experiencia en la ruta Europa-Asia, el uso de previsiones oceánicas permite reducir los costes un 0,4%. No obstante, Globcurrent podría hacer que el ahorro de combustible llegase al 1,2%”.

“Para nosotros es fundamental evaluar la fiabilidad de las previsiones de los modelos con respecto a los productos de Globcurrent en tiempo casi real y alcanzar nuestro primer objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono a 180.000 toneladas por año”.

Craig Donlon, oceanógrafo de la ESA, añade: “Nunca se resaltará lo suficiente la importancia de las corrientes oceánicas superficiales para quienes trabajan en el mar”.

“Ayudar a la industria europea a mejorar las operaciones de asignación de rutas con Globcurrent no solo permite ahorrar costes, también podría ayudar a reducir las emisiones de gas de efecto invernadero”.

“Ahora que se ha mostrado el potencial de Globcurrent, en los próximos meses se transferirá la generación operacional de productos al Servicio de Vigilancia Ambiental Marina de Copernicus”.

“La ESA seguirá con sus tareas de investigación y desarrollo científicos para que el nuevo sistema se mantenga y avance para aprovechar al máximo el trabajo de los satélites de Copernicus Sentinel-1, Sentinel-2 y Sentinel-3, así como del futuro Sentinel-6”.

Sobre WordPress