Alemania ratifica condena a médico de Colonia Dignidad

Hartmut Hopp huyó antes de ser firme la condena en Chile. Ante la imposibilidad de ser extraditado de Alemania por ser ciudadano alemán, la Corte Suprema de Chile solicitó en 2014 la ejecución de la pena en Alemania.

 

Berlín, 14 de Agosto de 2017.- Hartmut Hopp, antiguo médico de la secta alemana Colonia Dignidad, deberá purgar en Alemania una condena dictada por la Justicia chilena. Ese fue el fallo que este lunes (14.08.2017) emitió un tribunal de la ciudad de Krefeld. “La sala ha convertido la sanción extranjera en una pena de prisión de cinco años y un día”, comunicó la segunda sala de lo penal del tribunal regional de Krefeld, al aceptar la correspondiente solicitud de la fiscalía.

Hopp fue condenado en 2011 en Chile por complicidad en 16 casos de abusos de menores. La sentencia de los jueces de Krefeld aún no es firme y su abogado anunció que recurrirá el veredicto. Hopp huyó a Krefeld, en el oeste de Alemania, antes de que fuese firme la condena en Chile. Ante la imposibilidad de ser extraditado de Alemania por ser ciudadano alemán, la Corte Suprema de Chile solicitó en 2014 la ejecución de la pena en Alemania. En junio de 2016, después de tres años de gestiones, la Fiscalía alemana de Krefeld envió un pedido al tribunal regional en el que pedía declarar ejecutable la condena chilena.

El condenado rechaza los cargos
Harmut Hopp está considerado como la “mano derecha” del fallecido fundador de Colonia Dignidad, Paul Schäfer, condenado en 2006 a 20 años de prisión por haber montado una estructura similar a la de una secta, en la que se perpetraban abusos sistemáticos a menores. Schäfer murió en la cárcel en 2010.

La secta, surgida en la ciudad alemana de Siegburg, emigró a Chile a principios de los 1960, convirtiéndose en Colonia Dignidad. Aquel enclave alemán en territorio chileno funcionó como centro de prisión, tortura y desaparición de opositores a la dictadura de Augusto Pinochet. Hopp, que vive como hombre libre desde 2011 en Krefeld, rechaza los cargos. “Veo suficientes motivos para recurrir inmediatamente la sentencia”, dijo el defensor Helfried Roubicek.
MS (dpa/dlf)



Sobre WordPress