Día Nacional del Medio Ambiente: En Aysén, Cerro Castillo, ya es Parque Nacional

“Son cientos de miles de hectáreas adicionales protegidas, para poner en valor nuestro bosque nativo, praderas, humedales, glaciares, además de especies endémicas como el pudú, el huemul, el cóndor, el pingüino de Humboldt o la ranita de Darwin, entre tantas”, manifestó la máxima autoridad nacional.

Aysén, 03 de Octubre de 2017.- En la Región de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo, en el marco de la celebración del Día Nacional del Medio Ambiente, la Mandataria Michelle Bachelet, firmó el decreto que recategoriza la Reserva Forestal Cerro Castillo a Parque Nacional Cerro Castillo y amplía el parque Isla Magdalena.

“Así vamos cumpliendo la promesa de crear ocho nuevos Parques Nacionales, que suman en conjunto 4,5 millones de hectáreas, la creación de Parques Nacionales más grande en los últimos 50 años”, dijo la Gobernante en la comuna de Río Ibáñez, ubicada en la Provincia de General Carrera.

Al pasar de Reserva a Parque Nacional, aumenta el nivel de conservación del territorio protegido y se prohibe el aprovechamiento o explotación directa de los recursos presentes en el lugar.
Además, se da cumplimiento a lo establecido en el Protocolo de Acuerdo para la creación de la “Red de Parques Nacionales en la Patagonia Chilena”, firmado el 15 de marzo de 2017, el que contempla tres nuevos Parques Nacionales: Pumalín, Melimoyu y Patagonia; la ampliación de otros tres ya existentes: Hornopirén, Corcovado e Isla Magdalena; ampliar y reclasificar a Parque Nacional la Reserva Forestal Alacalufes; y reclasificar a Parque Nacional las Reservas Nacionales Cerro Castillo, Lago Cochrane y Lago Jeinimeni.

“Son cientos de miles de hectáreas adicionales protegidas, para poner en valor nuestro bosque nativo, praderas, humedales, glaciares, además de especies endémicas como el pudú, el huemul, el cóndor, el pingüino de Humboldt o la ranita de Darwin, entre otras”, afirmó la máxima autoridad nacional, y añadió “¿Es esto una extravagancia o un lujo? No. Al preservar y poner a disposición de las personas este riquísimo ecosistema, damos el primer paso para que los visitantes chilenos o extranjeros lo conozcan y valoren”.

La Reserva Nacional Cerro Castillo tiene una superficie de 179.550 hectáreas. Concentra dos formaciones vegetales de gran importancia, que corresponden a los Bosques Caducifolios de Aysén (Lenga) y los Bosques Siempre verde Montano (Coigüe de Magallanes), mientras que en los sectores altos cercanos al límite con Argentina, se puede apreciar la intrusión de la Estepa Patagónica.
También destaca por la protección de las especies de fauna huemul, guanaco, zorro colorado, ratón topo cordillerano, cóndor, puma, pudú, águila mora, carpintero negro, huet-huet, rayadito, pato jergón grande y chico, pato quetro volador, caiquén, martín pescador, guairavo.

La Jefa de Estado, añadió que con la recategorización, “además, permitimos que la ciencia siga encontrando en Chile un fantástico laboratorio natural. Hablamos de una medida concreta para absorber CO2 y, de este modo, contener el efecto invernadero que provoca el cambio climático. Al proteger estos bosques, se estima que estamos evitando que entre 620 y 890 millones de toneladas se liberen a la atmósfera”, resaltó.

Asimismo, reafirmó que “esto es central para la actividad económica, al garantizar un fuerte impulso al turismo sustentable y todos los servicios asociados. En Aysén el crecimiento acumulado en los últimos 10 años en este ámbito ha sido de más del 200%, y en Magallanes sobre el 100%”.

La Presidenta aseveró que “siempre será un paso positivo que sean más y más los que aprecien la riqueza natural de Chile. Pero también debemos comprender que hablar de medio ambiente es hablar de economía, ciencia, salud, calidad de vida, equidad social y territorial. Por eso también hemos creado nuevos Parques Marinos y Áreas Marinas Protegidas, alcanzando una histórica cifra de 1 millón 329 mil kilómetros cuadrados bajo conservación marina”.

Al finalizar su discurso, indicó tener la certeza “de que es inevitable transitar a un desarrollo basado en el equilibrio entre actividad económica y sustentabilidad ambiental. No habrá progreso sin ese equilibrio. Para lograrlo hay que insistir en una alianza público-privada, para crear oportunidades de crecimiento verde, de generación de empleo, de uso racional de nuestro territorio. Pero también cada vez es más claro que necesitamos un tercer pilar: las comunidades, la ciudadanía que se empodera y desempeña un rol en el crecimiento sustentable”.



Sobre WordPress