Otorgamiento de Libertad Condicional: Cuando los jueces cumplen con la Ley

EL Presidente de la Corte Suprema Hugo Dolmestch señaló que los jueces “han cumplido con la Ley” al referirse a la aceptación de 788 solicitudes de libertad condicional concedidas en la región de Valparaíso.

Este echo suscitó una polémica nacional, en la cual se ha criticado esta medida, algunos tildándola de “poco criteriosa”, y otros como una falta a la necesidad de seguridad de la población.

Más allá de la forma, si es una Comisión de Jueces, si debe ser un número acotado, si los requisitos para postular al beneficio son los apropiados, si el informe de Gendarmería debe ser vinculante, si debieran participar otras instancias, si hay o no voluntad de efectuar un trabajo de apoyo, de si son necesarias más leyes, el fondo del problema apunta mucho más lejos.

Este es un problema de Estado, que no ha sido mirado desde hace muchos años como tal, es el propio Estado el que ha fallado. No existe un compromiso con la reinserción, miles de ciudadanos que han faltado a las leyes cumplen condena, sin posibilidades reales de volver a ser un aporte a la sociedad.

Existe un 60% de reincidencia, y esto puede tener muchas causas, la principal es el sistema penitenciario, que no ofrece garantía alguna de un trabajo serio de reinserción, basta con observar en la misma región de Valparaíso, penales como el de Limache, donde un recinto muy antiguo, con condiciones de hacinamiento, y falta de segregación, provocan que el trabajo de Gendarmería, no sea realizado de buena manera, lo que provoca abusos, no sólo con los internos sino que también hacia los familiares de estos, este penal cuenta con una oficina de informaciones que está al interior del penal, donde acceder a ella es imposible.

Y esta situación ha sido denunciada por el propio Poder Judicial, es muy aclaratorio el informe de la Comisión de la Corte de Apelaciones de Santiago, que visitó los penales de la región Metropolitana, ninguno pasó la prueba y este informe es categórico en señalar que existe un riesgo inminente que se produzca alguna desgracia de proporciones en cualquiera de estos recintos.

El desafío es para el Ejecutivo de turno, que en primer lugar debe respetar las decisiones que toma otro poder independiente del Estado, se debe mejorar la preparación de Gendarmería, cuyo trabajo debiera tender a enfocarse en medidas concretas de reinserción, con apoyo de otras instancias gubernamentales que puedan brindar apoyo y seguimiento para una más eficaz reinserción de quienes ya han cumplido sus condenas.

El Poder Judicial en todas sus instancias juega un rol fundamental en la mantención del bienestar general de la sociedad, y es el Estado en su conjunto el llamado a resolver problemas que afectan a la vida institucional, el sistema penitenciario no ha sido prioridad en los últimos años, y debe reformarse urgentemente, ya que lamentablemente “la cárcel sigue siendo la mejor escuela del delito”.



Sobre WordPress