Opinión: Bonificación para el Cultivo y Repoblamiento de Algas, por Baldo Prokurica

Por Baldo Prokurica, senador por la Región de Atacama

Senador Prokurika B 0806Las algas marinas son una parte vital de los recursos naturales aún disponibles para combatir al cambio climático. Así lo demostró un estudio de la Universidad Internacional de Florida (EE.UU) del año 2012, cuyos resultados demostraron que los lechos costeros de algas marinas almacenan hasta 83 mil toneladas de carbono por kilómetro cuadrado, principalmente en el subsuelo marino. Mientras que un bosque terrestre típico almacena aproximadamente 30.000 toneladas por kilómetro cuadrado, y la mayor parte del carbono está en la madera.

El estudio señala además que, pese a que los prados de algas marinas ocupan menos del 0,2% del fondo marino del mundo, son responsables de más del 10% de todo el carbono sepultado anualmente en el mar.

Yo fui buzo, hace más de 20 años, cuando antes existían verdaderos bosques submarinos en las costas de la Región Atacama que yo represento. Hoy el fondo de mar en Atacama y en la gran mayoría del país parece un verdadero desierto, producto principalmente de la sobrexplotación que se produce actualmente, donde tanto “las vedas” o prohibiciones han resultado ineficaces para solucionar este grave problema medioambiental que afecta a las costas de nuestro país. Donde el cultivo y repoblación de la fauna marina son el mejor mecanismo para lograr sustentabilidad de los recursos del mar.

La importancia de esto radica en primer término, desde un punto de vista medioambiental. Hoy se están extrayendo una cantidad enorme de algas… y no sólo las que las mareas botan, sino que se están extrayendo del mar con chuzo hasta 30 metros de profundidad. Con esto se está produciendo un daño enorme no sólo al medioambiente ya que la flora marina genera oxígeno o contra el cambio climático, sino que también se está generado un daño enorme a los moluscos, a los crustáceos, a los peces de roca… a todos ellos, porque es ahí donde éstas fijan las crías, los huevos… la reproducción en general.

Con la sobrexplotación de las algas de las costas del país, se está socavando una barrera natural contra los efectos de los tsunamis o de las marejadas, ya que cuando estás se extraen y no se vuelven a plantar como se realiza nuestras costas, los tsunamis y marejadas producen unos efectos brutales.

Las algas sirven para para más de 26 objetivos… entre los que destacan: la fabricación de cosméticos para la piel y el cabello, la fabricación de la pintura que se les echa a las latas de conserva por dentro para que no se oxiden, para producir biocombustibles (bioetanol, biobutanol y biodiesel), la fabricación de la espuma de la cerveza, para darle la estabilidad de los jugos, o simplemente, para una alimentación sana, natural y nutritiva,… entre otros usos que se le pueden dar.

La ley que aprobamos y que espera su promulgación –que impulse desde el año 2008-, tiene por objetivo instaurar un mecanismo para el fomento a la actividad de repoblamiento y cultivo de algas, mediante un sistema de bonificaciones que permita dar un impulso decidido a esas actividades.

Creo que esta iniciativa, va sin lugar a dudas en la dirección correcta. Proyecto que recogió la idea matriz de una iniciativa que presenté el año 2008, y que fue declarada inadmisible porque representaba gasto fiscal, por lo cual solicité el patrocinio del primer gobierno de la presidenta Bachelet, y del gobierno del presidente Piñera; para un proyecto de gran importancia para las regiones de nuestro país.

Aprobada de manera unánime en la “Comisión de Intereses Marítimos, Pesca y Acuicultura”, en el cual participé como miembro activo, gracias a la senadora Jacqueline Van Rysselberghe. Instancia donde se recibieron a más de 45 organizaciones locales y regionales, medianos empresarios, profesores e investigadores de las universidades de la Región de Atacama y de Los Ríos.

Impulsé esta iniciativa pensando en nuestras regiones, donde su objetivo principal es cambiar el switch y transformar al pescador artesanal en un granjero de mar… con el objetivo de generar una alternativa productiva para los pescadores artesanales organizados de la Región de Atacama y del resto de las regiones del país, y crear un “círculo virtuoso” público-privado de fomento productivo para la economía de la pequeña y mediana escala para las regiones del país… generando este círculo virtuoso que voy a explicar.

El círculo virtuoso consiste en que el pescador artesanal o el sindicato de pescadores artesanales que tiene un área de manejo concedida por la Subsecretaría, va a plantar sus algas y va a cosechar para poder abastecer a la naciente industria abalonera, y además a la industria de exportación de agar-agar que es otro objetivo del cultivo de algas en nuestro país. Transformando a los pescadores artesanales hoy extractores de algas… en verdaderos granjeros de algas que van a cuidar su producción, pero que además de eso van a cuidar el medioambiente, generando un círculo virtuoso.

En la actualidad en Chile tenemos grandes discusiones respecto de algunos temas, por ejemplo, el litio y para tomar una dimensión de lo que es el mercado de las algas respecto al del litio… el litio tienen un mercado mundial que no supera los 900 millones de dólares, en cambio se estima que las algas tienen un mercado que bordea los 6.400 millones de dólares.

Si bien Chile ha aumentado su extracción en más de 130.000 toneladas de algas desde el año 2001, siendo el país con la mayor extracción del mundo, sin embargo, desde el año 2001, han disminuido los niveles de cultivo en 5 veces.

Esta iniciativa fomentará de la mejor y más eficiente manera una actividad en donde todo lo que invierta el Estado lo va a recibir doblado o triplicado, mejorando el medioambiente, y la condición económica de los pescadores.

Sobre WordPress