Fiscal sueca interroga a Assange en embajada de Ecuador

  • Publicado Lunes 14 Noviembre 2016 | 16:31 GMT -3
  • Europa
  • Enviar

Ingrid Isgren llegó hasta la legación diplomática sudamericana en Londres para realizar la primera entrevista al fundador de WikiLeaks, que es acusado de un presunto delito sexual.

assange-1411Londres, 14 de Noviembre de 2016.- En medio de una enorme expectación periodística, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, recibió este lunes  a la representante de la Fiscalía de Suecia, Ingrid Isgren, quien interrogará al periodista australiano con relación a un supuesto delito sexual del que es acusado en el país nórdico. El encargado de plantear las preguntas preparadas por los investigadores será el fiscal ecuatoriano Wilson Toainga.

Assange, que se encuentra refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, rechaza las acusaciones y lleva más de cuatro años en el edificio del país sudamericano, donde ingresó al término de un largo proceso judicial en Reino Unido que falló a favor de entregarlo a Suecia. Tanto Isgren, que es la jefa adjunta de la Instrucción Sumarial de la Fiscalía de Vasteras (Suecia), como la inspectora de la policía sueca Cecilia Redell están presentes en el proceso.

A través de su Twitter, WikiLeaks sostuvo que “después de que Naciones Unidas y una corte criticaran la condena de seis años por abusos contra Assange, Suecia finalmente toma sus declaraciones por primera vez”. Para los investigadores suecos, el fundador de la plataforma de filtraciones es “sospechoso de violación y de crímenes sexuales menos serios”, aunque Assange siempre ha sostenido que tras todo hay motivaciones políticas.

Varios cargos prescritos
El temor de Assange es que, en caso de ser enviado a Suecia, este país lo extradite a Estados Unidos, donde lo solicitan por la filtración de documentos. Entre los trámites que enfrentó este lunes se incluyó la solicitud de una prueba de ADN, que los fiscales necesitan para sus investigaciones. Sin embargo, no se han conocido detalles del interrogatorio, toda vez que tanto las autoridades suecas como las ecuatorianas no se han referido al hecho. Lo que sí está claro es que no se tomará una decisión sobre el caso de inmediato.

El pasado agosto prescribieron tres de los cuatro cargos sexuales por los que Estocolmo reclamaba al activista -dos de acoso sexual y uno de coerción ilegal-, tras cinco años desde que supuestamente se produjeron. La acusación más grave, que involucra al hombre de WikiLeaks en una violación “en grado menor” a una joven mientras dormía, continúa vigente hasta 2020.



Sobre WordPress