O’Higgins: Satisfacción en Población Vicuña Mackenna por inicio de demolición

Dirigentas vecinales acompañaron a la seremi de Vivienda y Urbanismo (s), Natalia Sánchez, y al director del Serviu, Víctor Cárdenas, al inicio de los trabajos.

Vicuña Mackena 1106Rancagua, 11 de Junio de 2015.- Definitivo. Comenzó el proceso de demolición en el barrio Vicuña Mackenna de Rancagua con el que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), a través de su Programa de Regeneración de Condominios Sociales, le dará una nueva cara a este sector, lo que causó satisfacción y alegría entre las dirigentes y vecinas de la población que estuvieron presentes en el inicio de las obras.

Aída Azúa, Gladys Soto y Gloria Velásquez acompañaron a la seremi (s) de Vivienda y Urbanismo, Natalia Sánchez, y al director del Serviu, Víctor Cárdenas, cuando comenzaron los trabajos a las 11:00 horas de este jueves 11 de junio.

Natalia Sánchez recordó todo el trabajo que la cartera ha hecho en el sector a través del Programa de Regeneración de Condominios Sociales. “Se ha realizado un trabajo bastante personalizado con la gente que ha salido de acá. Este proceso ha significado que la gente del primer llamado ya en su totalidad está en su nueva vivienda mediante un subsidio habitacional con el que ellos pudieron optar a qué vivienda llegaban”, explicó.

Añadió que “las familias han optado por distintas soluciones. Muchas han buscado viviendas propiamente tal y otras se han ido a departamentos. Con respecto al segundo llamado, el 50% de las familias también está en sus nuevas soluciones habitacionales y el otro 50% está haciendo uso de un bono de traslado que le permite solventar el arriendo de la vivienda en la que están en la actualidad, mientras están en proceso de elegir cuál será su solución habitacional definitiva”, dijo.

Por su parte el director del Serviu O’Higgins, Víctor Cárdenas, se refirió a la demolición y lo que se proyecta para el sector. “Esto era bastante esperado por la comunidad. Se realizaron los trámites que se requieren para llegar a este paso, como por ejemplo la desratización, los que toman un tiempo. Ahora se debe planificar qué es lo que se va a construir una vez que tengamos intervenido el 100% del conjunto habitacional. Nuestra primera aproximación es comenzar el próximo año con la construcción de aproximadamente 300 nuevas viviendas en este sector y lo vamos a hacer a través de una línea nueva que tiene el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, asociado a construcción directa por parte del Serviu”, informó.

Aída Azúa, presidenta de la Junta de Vecinos de Vicuña Mackenna I, afirmó que “tengo sentimientos encontrados, estoy feliz porque se está demoliendo y al mismo tiempo pena porque vivimos veinte años en estas viviendas y nos dejó alegrías, penas, sacrificios, nacieron muchos niños que ahora son padres, luchamos veinte años por una vivienda digna y hoy la gente sí está viviendo en una casa digna”.

Agregó que “esperamos terminar luego con las 800 familias que nos quedan entre este año y el otro y que se haga un buen proyecto en este sector. Ojalá viviendas para la tercera edad, para minusválidos, un parque, áreas verdes, porque tenemos de todo. Tenemos colegios, liceo, policlínico, jardines infantiles, lo que nos está faltando ahora es una buena construcción”.

Gladys Soto, secretaria de la Junta de Vecinos de Vicuña Mackenna I, señaló “ahora en este momento me parece bonito, porque es un hecho que se hace realidad, porque la gente decía que no se iba a hacer esto y que iban a quedar así no más los blocks y ahora se está cumpliendo el sueño”.

La vecina espera que “ojalá se hagan áreas verdes o se construyan casas, que haya algo bonito aquí en lo que era la Vicuña Mackenna y creo que lo que está haciendo el Ministerio de Vivienda está muy bien”.
Por su parte, Gloria Velásquez Norambuena, quien vivía en uno de los edificios que se demolieron, dijo “siento pena, harta pena, porque fueron veinte años que viví aquí, lo bueno y lo malo, y ahora gracias a este proyecto tuve la opción de comprarme una linda casa en Codegua, donde estoy feliz. Aparte que me ha hecho bien sacar a mi hijo de aquí que estaba metido en la droga. Y ellos felices también, porque compramos una nueva casa”.
Precisó que “allá tenemos el orgullo de salir a un patio, tender la ropa como yo quería, como siempre me ha gustado, y aquí era difícil tender una ropa, ya que a los vecinos igual les molestaba y aparte en el invierno nos llovíamos y estaba todo malo. Así es que estoy feliz con mi nueva casa”.



Sobre WordPress