Destrucción de casas de familias de agresores palestinos es “crimen de guerra”, dice HRW

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) instó a Israel a detener de inmediato la destrucción de casas de agresores palestinos, una práctica que castiga a toda la familia y genera más odio.

Gaza 2211Gaza, 22 de Noviembre de 2014.- Con ello se está castigando también de forma “premeditada e ilícita a personas que no están acusadas de un comportamiento incorrecto”. HRW califica la demolición de casas en los territorios ocupados como ocurre en Jerusalén Oriental y en Cisjordania como una violación del derecho humanitario y de crimen de guerra.

El martes pasado dos palestinos mataron a cinco personas en un ataque en una sinagoga en Jerusalén antes de ser abatidos. El Ejército israelí anunció a las familias de los agresores poco después de sus casas iban a ser demolidas en 48 horas.

¿Prevención o generación de más odio?
Antes se destruyó la vivienda de un palestino que en octubre atropelló a las personas que esperaban en una parada de tranvía. “Israel debería perseguir judicialmente a los criminales, juzgarlos y condenarlos”, dijo Joe Stork, vicedirector del departamento de Cercano Oriente y África del Norte. En lugar de ello Israel destruye o sella casas o viviendas “buscando venganza” y dañando a familias enteras.

Las autoridades israelíes consideran que esta práctica puede tener efectos disuasorios. El Tribunal Supremio del país ha permitido la destrucción de las viviendas y hasta la fecha ha rechazado todas las demandas interpuestas contra ello.



Sobre WordPress